Noticias
VOLVER
Fotos:
Youtube
Valora esta noticia

Lo primero que aprendes cuando compites en velocidad, sobre todo en categorías pequeñas, es a esconderte correctamente detrás de la cúpula y a coger el rebufo, para arañar unos pocos kilómetros por hora de velocidad punta. Pero cuando se pone en práctica en carretera, es peligroso y demencial a partes iguales.

Comentarios