Noticias
VOLVER
11-08-2017
Fotos:
Bike-urious
Valora esta noticia

La fiebre por personalizar una moto a veces llega demasiado lejos. Es el caso que nos ocupa, en el que el dueño de una preciosa Honda NSR250R de dos tiempos debería haberse estado con las manos quietas antes de transformar una joya del siglo pasado en una moto digna de la galería de los horrores.

Comentarios
ALFONSO
Vie, 11/08/2017 - 11:55
Pues si a él le gusta, no veo la razón de tanto alboroto. Ya se sabe, sobre gustos….