Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

Cómo es y cómo se siente la conducción de una trail

Más allá de lo que pueda transmitir desde fuera y a simple vista, analizamos qué características, qué cualidades y qué recursos nos ofrece una moto trail, una vez que nos hemos puesto en marcha y siempre desde el plano de las sensaciones.

2 Opiniones ¡Opina!24/11/18 - por Tomás Pérez Sánchez

La conducción deportiva también tiene cabida en una trail, con una postura concreta para ello.
  • 24/11/18
  • Tomás Pérez Sánchez

Te puede interesar:

Un tipo de moto que nació prácticamente en el mítico París-Dakar, para presentarse fuera de la competición con una polivalencia tan demandada como desconocida hasta aquel momento. Las trail crecieron en tamaño y cilindrada y también en variedad, para extender poco a poco su mercado, hasta copar las cifras mayoritarias que registran en la actualidad.

Vamos a ver cuáles son las notas que caracterizan la conducción de una trail pero, antes de entrar en materia, debemos de diferenciar dentro de las trail y de las maxitrail más extendidas del mercado las que se perfilan con un uso llamado “todo camino”, o SUV, tal y cómo se clasifica en el mundo de las cuatro ruedas a los que representan sus equivalentes.

Centraremos el artículo en estas trail más asfálticas, dejando para otra ocasión las versiones más puras que ofrece cada marca con nombres como Enduro, Adventure, XC o similares. Motos, en definitiva, con una capacidad off road superior, caracterizada a simple vista por el uso de llantas de radios, por unas suspensiones aun más alargadas y en algunos casos, con una rueda delantera de 21”, para exhibirse, además, como las motos más altas del mercado.

Hablamos, pues, sobre la conducción de una trail asfáltica o de una trail SUV, si se quiere, como por ejemplo el caso de la Ducati Multistrada 950 que tomamos como referencia, un modelo que podemos encuadrar en la categoría media-alta, si bien es verdad que la cilindrada y prestaciones de las trail van subiendo más y más, situando esta 950 de 113 CV cada vez más cerca de la línea media.

Nos subimos a la trail

Casi antes de subirse a ella, lo que más llama la atención de una moto trail es su posición. Y es que colocamos el trasero sobre el punto más centrado de la moto y llevamos las manos hasta un manillar elevado, con los puños llamativamente abiertos, que nos dejan el tronco en una postura erguida, prácticamente vertical. Esta colocación sobre la trail, aún con los pies plantados en el suelo, da una sensación de dominio casi absoluto.

Después, al alzar los pies sobre unas estriberas situadas también sobre el punto medio de la moto, las piernas nos quedan en una postura llamativamente relajada, que invita no solo a la conducción prolongada, sino directamente al viaje.

Perspectiva en tres cuartos de una trail con maletas

Una posición de control

La sensación es inmediata: la trail empieza a transmitirla en el momento de arrancar desde la plaza del garaje o del aparcamiento. Y es que en las propias maniobras a ritmo de peatón, se siente este llamativo dominio, a veces sobre unas motos de una altura y de un volumen que proyecta una imagen incluso algo aparatosa desde fuera y que imponen a cierto sector de los motoristas.

A este notable control contribuye también un radio de giro, casi propio de un scooter pequeño, que recorta la media vuelta en una calle vecinal o la escuadra para sortear la columna de un garaje comunitario. Todo ello a pesar de una altura superior a la media de todos los modelos, si bien es verdad que la mayoría de las marcas ofrecen en sus trail dos alturas de asiento, cuanto no un asiento variable.

Tres posiciones en una

Esta colocación del tronco y de los pies sobre el centro de la moto permite jugar con ella, hacia adelante y hacia atrás, para diversificar la conducción de una trail. Por ejemplo, si situamos el tronco sobre la vertical, podremos llevar a cabo una conducción urbana eficiente y ciertamente segura, controlando cada giro lento entre la densidad del tráfico, lo mismo que cada cambio de carril que frecuentemente nos vemos obligados a ejecutar, con ritmo de autovía, para no quedar atrapados entre los coches en movimiento, con el riesgo conocido que trae consigo.

La versatilidad de una trail, en cualquier terreno, es probablemente la mayor virtud de una trail.

La trail en un modo deportivo

Si apoyamos los pies sobre las estriberas por la parte más adelantada de su planta, y además de ello, desplazamos el trasero hasta el tope desde el que arranca la plaza del pasajero, inclinaremos ligeramente el tronco hacia adelante. De esta manera, colocaremos el cuerpo en una posición atenta para hacer frente a la lluvia o al viento más hostil, y también para afrontar, por ejemplo, una carretera de curvas con una actitud más deportiva, que favorece algunos movimientos del cuerpo, como abrir la rodilla interior de cada viraje, o doblar ligeramente el tronco hacia el mismo lado, con el codo apuntando levemente hacia el suelo, mientras llevamos el brazo exterior a extenderlo sobre el depósito.

Colgarse de los brazos

En el otro extremo, el espacio y posición de una trail nos permite apoyar los tacones sobre las estriberas, de manera que nos resultará más natural echar el tronco levemente hacia atrás, para colgarlo de los brazos, favoreciéndolo aun más, si desplazamos el trasero hacia adelante unos centímetros, hasta el tope de la plaza con el depósito.

Esta postura puede, por ejemplo, facilitarnos la conducción a lo largo de los tramos más tediosos de la autopista, como si viajáramos con la imaginación a lo largo de una interminable recta de Arizona, con el límite a 90 por hora, e imitando en la distancia la postura sobre una moto custom.

Las curvas con una trail

Resulta uno de los tipos de moto más efectivos en estos escenarios. El generoso brazo de palanca que ofrece el manillar y la posición del control, con el tronco erguido sobre el centro de la trail, consiguen que algunos modelos se planten incluso como los candidatos más efectivos en las carreteras más retorcidas, aun teniendo enfrente una legión de deportivas y de nakeds. Tanto es así que algunas marcas han empezado a crear una versión deportiva de sus trail asfálticas, sin ir más lejos, la propia Ducati con su Pikes Peak.

Si además, el firme de esa carretera de montaña no es regular ni su agarre el mejor, la trail se muestra imbatible.

Fluir con una trail por una carretera de curvas representa una verdadera delicia.

Bien es verdad, por otro lado, que a priori el efecto giroscópico de una rueda delantera con 19 pulgadas representa una desventaja en los cambios rápidos de dirección, frente a las 17 que montan todas las motos de carretera. Sin embargo, queda bastante contrarrestada por esa envergadura del manillar y por la facilidad que ofrece para tirarla a por el viraje la posición de control que hemos descrito.

Por otro lado, debemos de tener en cuenta al ejecutar el giro, al virar inclinando para abordar una curva, que esa inclinada impresiona más, que crea una mayor sensación de vacío, o de vértigo si se quiere, conduciendo una trail que sobre otras motos. Aunque el ángulo real de inclinación pueda ser menor que por ejemplo el de una naked, el arco que describe nuestra cabeza sobre una trail es mayor y recorre una distancia más larga desde una altura más elevada.

Aparte de ello, en el momento de transitar inclinados por la curva y buscar el ángulo máximo al pasar por su ápice, debemos de tener en cuenta que las estriberas de las trail se sitúan en un punto más bajo que el de las naked, por ejemplo, bastante más que las deportivas, desde luego, e incluso que la mayoría de las Sport Touring y Touring. La razón de esta rebaja en la distancia libre al suelo es que una trail debe albergar, también, la conducción puestos en pie, y no tendría sentido intentarlo sobre unos estribos elevados a la altura de otras motos.

Con una trail por la ciudad

En este escenario, una trail o maxitrail muestra cuatro características fundamentales o más bien cuatro ventajas.

Primero: Tal como venimos comentando, su sensación de dominio y control le da una capacidad de maniobra sobresaliente en medio de la congestión urbana, bien sea para doblar la trayectoria por las esquinas más agudas y o bien para trazar el paso por las rotondas más cerradas.

Segundo: La altura de su manillar pasa con facilidad por encima de la mayoría de los retrovisores que despliegan los coches atrapados en un atasco.

Tercero: Ese radio de giro, muy recortado para su faceta off road y ya apuntado con anterioridad, representa una virtud muy aprovechable para driblar, nuevamente, a los vehículos retenidos por el tráfico.

Cuarto: Esa llanta de 19 pulgadas nos facilitarán el acceso a las aceras en las que nos esté permitido aparcar, subiendo su bordillo como mayor gracilidad, lógicamente, que la rueda de 17 montada en la mayoría de las motos de asfalto.

Perspectiva inferior de una trail con maletas

Bajo la lluvia con una trail

Cuenta con un interesante ramillete de virtudes para esta situación. En primer lugar, volvemos de nuevo a la posición de control, a ese dominio sobre la moto para pasar bien afianzado a ella, sintiéndola en su plenitud, mientras vamos inclinados también en mojado.

Por otro, las suspensiones de una trail, dejando al margen los modelos más sofisticados con su sistema electrónico semiactivo, ofrecen un recorrido que en sus primerísimos milímetros se muestra un tanto blando, pensando en su aspecto off road. Este recurso resulta ni más ni menos que el tarado perfecto para adaptarse al asfalto mojado.

Además, las estriberas de una trail suelen mostrar dentado su contorno superior, con un relleno de goma. Bien conoce el lector que, en muchas ocasiones, esa goma de las estriberas resulta resbaladiza con el agua, corriendo el riesgo de que se nos escape el pie mientras las presionamos en cualquier curva. Ese relleno de este material es fácilmente desmontable en una trail.

Con una trail, fuera del asfalto

Como ya hemos adelantado, las trail y maxitrail tienen diseñada su ergonomía para albergar la conducción puestos en pie, con los estribos colocados a una altura contenida, dentro de la propia moto y aunque no siempre resulte así respecto del suelo.

Sobre el manillar, ya hemos dicho que eleva y ensancha sus puños, pero también los adelanta normalmente buscando la perpendicular al suelo. De esta manera nuestros brazos se alargarán con naturalidad desde los hombros, para que las manos se cojan a los puños sin forzar lo más mínimo la postura.

Por último, el depósito suele ofrecer unas amplias concavidades, sin rematar arriba con las solapas que, por ejemplo, muestran las naked para cubrir parte de los muslos. De forma muy diferente, estos concavidades de las trail siguen la línea vertical del depósito con una forma curva, en cuyo seno podremos apoyar la rodilla para tres funciones fundamentales.

Una trail puede transitar con la mayor naturalidad a lo largo de una pista forestal

Uno: Para apretar las piernas contra el depósito y sujetar así la moto de los consiguientes coletazos que sacude en una aceleración.

Dos: Para empujar la moto con la rodilla exterior a la curva que vira hacia al lado contrario.

Tres: Para llevar una postura de pie lo más relajada posible, cuando las circunstancias de una larga travesía por tierra lo permitan.

Por último, en las frenadas off road, deberemos echar el trasero hacia atrás, sobre la plaza del pasajero y el generoso espacio que suele ofrecerle, quedando de ese modo el tronco inclinado, con los brazos estirados mientras nos mantenemos en pie sobre las estriberas, y nuevamente nos sujetamos con las piernas apretadas contra esas concavidades del depósito.

La protección de una trail

Aparte de la que ofrece el semicarenado que montan la inmensa mayoría de los modelos, con su pantalla regulable en altura, las trail cuentan con las protecciones para las manos, con el ensanche del depósito más arriba de los muslos y, en muchos casos, como el de la propia Multistrada 950, con la extensión de una breve carrocería que se abre por los costados del radiador y delante de las rodillas.

De esta manera, viajaremos con la mayoría del cuerpo protegida; tan sólo quedarán expuestos los hombros y los pies. Para los primeros, podremos ofrecer una menor silueta al viento adoptando la primera de las tres posiciones que hemos definido al principio, y para los pies, siempre se pueden cerrar las punteras contra el fuselaje de la moto, ofreciendo con ellos al viento una forma de cuña.

Los neumáticos mixtos que montan las trail

Lo cierto es que ofrecen un porcentaje mayor de utilidad sobre el asfalto, que en realidad se trata del uso, casi exclusivo, que le va a dar la mayoría de los motoristas, contando con que su adaptación a las carreteras rotas o al piso mojado es única.

En cuanto al paso por la tierra, debemos de señalar que, con el trabajo del primer recorrido que ejecutan las suspensiones, la moto deslizará en el tránsito por una pista forestal, sobre eso no cabe duda. Pero lo cierto también es que, una vez que hayamos soltado la respiración y observemos con algo más de calma sus reacciones, descubriremos que nos transmite una sensación de flotación, con escasas variaciones a un lado y al otro del camino, para comprobar finalmente cómo mantiene la trayectoria que le marcamos; si bien es verdad que sus respuestas a nuestras órdenes para cambiar de dirección, lógicamente, no resultan tan inmediatas ni tan determinantes como lo hacen en el asfalto.

La protección de una naked está por encima de la media en las motos del mercado

En la contención de esas variaciones, a izquierda y derecha, es el momento en el que más se aprecia el trabajo de ese primer recorrido de las suspensiones, el mismo que se percibe algo blando en los cambios de dirección más violentos a alta velocidad sobre asfalto.

Conclusión

Después de este análisis detallado de las características que distinguen la conducción de una trail, o maxitrail de las del resto de las motos, sin duda habrá llegado el lector al convencimiento de por qué sus cifras han escalado el mercado hasta alcanzar el éxito del que gozan en la actualidad.

Ciertamente resulta difícil competir con tanta versatilidad, porque las trail de hoy día ofrecen una capacidad viajera en la larga distancia que no merma su resolución como moto urbana, permitiendo hacer un guiño a la conducción deportiva por carretera de montaña, lo mismo que a una pista forestal sin asfalto, con menor o mayor dificultad, dependiendo de la pericia off road con la que cuente quien la conduzca.

  • 24/11/18
  • Tomás Pérez Sánchez
Galería de fotos
  • La conducción deportiva también tiene cabida en una trail, con una postura concreta para ello.
  • La Ducati Multistrada 950 como referencia para nuestro artículo
  • Figura de una Ducati Multistrada 950 como referencia de moto trail  Suv
  • Perspectiva inferior de una trail con maletas
  • Perspectiva en tres cuartos de una trail con maletas
  • Una trail al amanecer, justo antes de repostar para acometer una larga travesía
  • La Ducati Multistrada 950 en una pista apta para su aptitudes off road
  • Planta lateral de la Multistrada 950 equipada con maletas
  • Vista inferior de la imponente altura que muestra una trail
  • Detalle de la estribera con relleno de goma
  • Las trail se adaptan como pocas motos  a las carreteras más retorcidas
  • La protección de una naked está por encima de la media en las motos del mercado
  • Así es la silueta de una trail, alta en el frente para descender hasta el asiento del conductor, su punto más bajo
  • La frenada de una trail está a la altura de cualquier moto de carretera
  • Las suspensión cuentan con más recorrido en una trail
  • La pantalla es regulable en altura para la mayoría de las trail
  • El viaje representa una continua sugerencia en una trail
  • La facilidad para subir boridllos y aparcar es una ventaja urbana en las trail.
  • Fluir con una trail por una carretera de curvas representa una verdadera delicia.
  • Los puertos de montaña son uno de los escenarios en los que una trail se mueve como pez en el agua.
  • La versatilidad de una trail, en cualquier terreno, es probablemente la mayor virtud de una trail.
  • La conducción de pie se hace de lo más natural en una trail.
  • Una trail puede transitar con la mayor naturalidad a lo largo de una pista forestal
Cómo es y cómo se siente la conducción de una trail
tomasperez
2018-11-27 27 nov 2018

Muchas gracias a ti por tu comentario, Julio.

Cómo es y cómo se siente la conducción de una trail
Julio
2018-11-27 27 nov 2018

Excelente nota. Muchas gracias.

¡DANOS TU OPINIÓN!

* Campos obligatorios. Privacidad de datos en los comentarios y responsabilidad de la autoría.

····························· publicidad ·····························

ÚLTIMAS CONSULTAS MOTO NUEVA

Elegir una naked con estilo para motero veterano

Kawasaki Z900RS Cafe

Nuestro lector Francisco Javier nos escribe para pedirnos consejo de compra, para su próxima moto nueva. Es un motero veterano (...)

Veterano busca moto ideal para viajar en compañía

Moto viajera y automática

Nos escribe Ángel, un veterano motero que con 30 años de carné ha llevado bastantes motos pero sólo ha tenido (...)

Los 5 motivos del éxito del Honda X-ADV

Honda X-ADV

En Italia se han vendido 3.233 Honda X-ADV, por 3.180 BMW R 1200 GS en lo que llevamos de año. (...)

Moto cómoda para piloto de más de 2 metros...

Ducati Monster 1200

Nuestor lector José está a punto de sacarse el carné A2 y ya está mirando qué motos le pueden encajar. (...)

Comprar una moto Gran Turismo después de una Honda Deauville

BMW R 1200 RT

Manuel tuvo dos scooter y ahora disfruta de una Honda NT 700 Deauville. Busca dar un paso más y por (...)

MÁS CONSULTAS DE MOTO NUEVA »

Sucríbete a nuestro boletín

····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
SoyMotero.net
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER
SÍGUENOS TAMBIÉN EN
Soymotero Facebook Soymotero Twitter Soymotero Youtube Soymotero RSS Soymotero Google+ Soymotero Viemo Soymotero Instagram
©2013 EDITADA POR GLOBAL MOTOR NEWS S.L.
HAZ TU CONSULTA MotoGuía: el consultorio de SoyMotero.net Sección patrocinada por