Noticias
25-05-2017
Fotos:
Youtube
Valora esta noticia

Los mayores riesgos cuando conducimos vienen dados de la imposibilidad de controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor. Por eso hay que mantener siempre un margen de seguridad, estar atentos a imprevistos, no perder los nervios en caso de que lleguen y, sin lugar a dudas, hacer caso a las señales. El protagonista de esta historia aprendió todo por las malas...

Comentarios
alex
Vie, 26/05/2017 - 11:06
El hombre, lo tenía crudo de todos modos. Da toda la impresión de que el bicho se le echa encima. Incluso parece que salta en el último momento para esquivar la rueda delantera.
Menos mal que el paisano iba equipado con ese supertraje de nanotecnología a lo James Bond…
Ginés Prieto P
Vie, 26/05/2017 - 11:02
A mí me paso. Días antes Federico Tresguerras, que tenía una tienda en la Calle Mayor de Madrid me lo había comentado: “ Si no le puedes esquivar dale de frente, en el medio”. Aquél día era de noche, llovía, la carretera estaba oscura, pero no sé porqué razón salí del cruce fuerte, hacia la carretera de Boadilla, me encontré en medio de la carretera un perrazo negro, sin poder evitarlo me agarré fuerte al manillar y pensé ¡encima negro! No me caí, ese día no tocaba, el carenado se desplazó hacia atrás y bloqueó la palanca de cambios en cuarta y así llegué a casa. Del perro nunca supe, eso sí, la parte trasera de mi moto estaba salpicada de excrementos. Pero no me pasó nada. Gracias a Fede y sus consejos.