06-03-2016
Fotos:
Negami
Valora esta prueba

¿Te has preguntado alguna vez si las motos de superstock son realmente tan exclusivas como parecen? ¿Las diferencias respecto al modelo de calle son apreciables sin ser un piloto profesional? ¿Valen lo que cuestan? Aclaremos estas y otras preguntas tras probar la BMW S1000RR de la Copa easyRace.

Lo mejor
Motor
Frenos
Suspensión semi-activa
Mejoraríamos
Precio

Valoración final

¡Qué decir!
Pues, un conjunto redondo, impecable, que me había dado tal cúmulo de satisfacciones que preferí soltar un grito eufórico dentro del casco mientras llegaba hasta el box, en lugar de hacerlo medio minuto después, con la pantalla levantada y perdiendo la compostura. ¡Qué será esta moto en un circuito mucho más rápido! Creo que al equipo easyRace les habría costado un enfado bajarme de ella.
Para rematar, sólo diré que siempre se ha usado como recurso, hasta convertirlo en un tópico, la afirmación de que una moto deportiva es capaz de leerte el pensamiento y plasmar tus intenciones sobre el asfalto. Bien, pues yo diría que esta BMW del equipo easyRace es una moto que, más allá de leer tus intenciones, es capaz de interpretar tus sueños de piloto.
Agradecimientos: Por descontado a todo el equipo easyRace en general, y en especial a Eduardo Salvador por su ofrecimiento y confianza. Y a Negami por su excelente trabajo con las fotos de acción

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Comentarios