Noticias
VOLVER
03-11-2010
Valora esta noticia

Llegábamos a Estoril, una pista con muchos interrogantes, pero dispuesto a todo. Conmigo me llevé a Esteban, mi jefe de mecánicos, para que me echara una mano con la moto y las traducciones. No me esperaba para nada el fin de semana tan difícil como el que iba a pasar, sobretodo por las condiciones climatológicas, que fueron durísimas.