Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

Dos semanas sin carné

La tribuna de Tomás por Tomás Pérez Sánchez

De cómo La Administración se permite la más laxa de las relajaciones frente a la premura de sus administrados, y de cómo retuerce cualquier explicación sobre su proceder, hasta penetrar en la oscuridad del absurdo sin brotarle el más mínimo sonrojo.

  • 10/01/19
  • Tomás Pérez Sánchez
Permiso de conducir provisional actual

Hace 43 años, me saqué mi primer carné. Hablo del A-1, que por aquel entonces daba licencia para conducir motos de 75 cc. Hace poco más de cuarenta años, me saqué también mi segundo carné, el definitivo A-2 que me habilitaba para conducir todo tipo de motocicletas, con y sin sidecar. En ambos casos, subrayo: hace ya más de cuarenta años, pude contar al día siguiente con un flamante permiso provisional.

Aquel carné eventual era una modesta cartulina, con sus casillas delimitadas por líneas verdes impresas, dentro de las que se leían mis datos mecanografiados. El marchamo de un sello estampado sobre su blanca textura remataba el rigor oficial de aquel sencillo documento. Su tamaño, el de un DNI de entonces, poco más grande que el actual, pero, en cualquier caso, ajustado a una cartera de bolsillo.

Recuerdo muy bien el cómputo de aquellas horas que transcurrieron desde que aprobé el examen hasta que tuve en mi poder aquel valioso tesoro: mi permiso provisional para conducir. Nervioso como un púber y más ilusionado que un crío en la noche de Reyes, durante aquel día completo, los deseos de tenerlo en mi poder ardían en mi interior como la caldera de un volcán a punto de entrar en erupción. Sí, en 24 horas, dispuse de mi preciado carné, quedando gubernamentalmente habilitado para disfrutar de mi pasión en la vía pública. Y si hubieran tardado, si quiera un día más, creo que mis padres tendrían que haberme amarrado en casa con una camisa de fuerza.

Desde aquellos días hasta el momento actual, la Humanidad ha vivido dos revoluciones tecnológicas, a reglón seguido una de otra, y solo serán las generaciones venideras las que dispondrán de la capacidad para apreciar toda su magnitud, valorándolas desde esa atalaya a la que les irá elevando el mero transcurrir de nuestro verdugo universal: El Tiempo.

Efectivamente, la invención del microchip, y apenas sin dar tiempo a que la población de El Planeta asumiera la mitad de sus posibilidades, la creación y la extensión de Internet. Dos revoluciones que a uno se le antojan, y permítame el lector esta licencia sin que me tome por tal soberbio como para creerme un notable clarividente, dos revoluciones, decía, de una dimensión que les sitúa en la misma trascendencia, o mayor incluso, que la industrial con la máquina de Wat marcando el comienzo de la Era Moderna; dos revoluciones en el siglo XX de una importancia tan determinante como la propia invención de la rueda en la Era Antigua, o del mismísimo descubrimiento del fuego en los albores de nuestra especie.

Permiso de conducir provisional anterior.

Bien. Pues transcurridos esos años, que sobrepasan las cuatro décadas, y que sobre todo contienen esas dos revoluciones de singular trascendencia, un joven de hoy día se ve obligado a esperar catorce días, 14, para disponer de su permiso de conducir provisional, después de aprobar su último examen práctico. Dos semanas para tener en su poder un carné, al fin y al cabo, materializado en la vulgaridad de un folio que ni siquiera guarda la mínima dignidad que presentaba la cartulina de antaño. Un papel corriente y moliente, de tamaño A4, que cualquier estudiante perdería sumergido entre sus apuntes universitarios.

Ciertamente, La Administración continúa, más allá de justificar los escritos de Kafka con el paso del tiempo, haciendo honor y sirviendo de orla con su proceder actual a las publicaciones del narrador checo, que salieron a la luz en contra de su propia voluntad.

Sí. Uno se para ahora a pensar, y recapacita sobre el transcurso de esos cuarenta años largos, para encontrar más vigente que nunca el relato contenido en la novela El Proceso, un siglo después de su aparición en aquellas librerías ancestrales. Un relato del genio praguense, a la sazón, doctor en leyes, que desarrolla la trama más kafkiana posible, llevando a su protagonista a través de un laberinto de paredes construidas con los requisitos más extravagantes, siguiendo un itinerario obstaculizado por las barreras más inexplicables, conduciendo su recorrido a través de los vericuetos más tortuosos y retorcidos, por los desniveles más peregrinos, para guiarle indefectiblemente hasta un final, cierto e ineludible, que lo hunde en la más absurda de las fatalidades, y que a la postre representa un verdadero alivio para el lector.

Dos semanas para entregar un triste folio, en la segunda década del tercer milenio. Desde luego, todo un paso de gigante en el vanguardismo administrativo… ¡Por Dios!
¡Manda narices!

Galería de fotos
  • Permiso de conducir provisional actual
  • Permiso de conducir provisional anterior.
  • Reverso del carné definitivo en su formato actual.

3 Opiniones La tribuna de Tomás, 10/01/19

Dos semanas sin carné
Alberto
2019-01-12 12 ene 2019

Yo con el A2 tuve que renovar el papel ese dos veces…. Tardaron 5 meses poco más y empalmo con el A…..

Dos semanas sin carné
Danirider
2019-01-11 11 ene 2019

Así está todo, y la culpa es nuestra por qué nadie dice nada, nadie protesta, no hay consenso entre la población para impedir este abuso de las administraciones. Mi ejemplo claro es que llevo un mes a la espera de que me den la autorización para poder conducir la moto de la autoescuela para hacer el examen de carretera, el cual, por cierto, parece se demora también, claro…con las huelgas y la falta de interés por éstos personajes públicos…en fin, así nos va

Dos semanas sin carné
alguien
2019-01-10 10 ene 2019

Con los permisos de barcos de recreo ocurre igual. Mejor dicho, peor.
Antes te daban tu carnet tipo dni. Ahora, desde hace unos años te dan un folio. ¡¡¡ Un folio de papel normal que tienes que llevar en el barquito o moto de agua !!!
No duran ni un rato con la humedad.
Además no puedes llevarlo en la cartera, hay que buscarse una carpeta plástica impermeable y cargar con ella para todos lados.
Retroceso al siglo XIX.
España.

¡DANOS TU OPINIÓN!

* Campos obligatorios. Privacidad de datos en los comentarios y responsabilidad de la autoría.

····························· publicidad ·····························

Opinión de Tomás Pérez Sánchez

····························· publicidad ·····························

Hoy son noticia

Triumph podría recuperar el mítico nombre de Trident para sus modelos eléctricos

Triumph podría revivir las míticas Trident

A estas alturas es extraño que no hayamos escuchado nada sobre los movimientos que Triumph debe estar haciendo internamente para (...)

IOM TT 2019 (Isla de Man): horarios de entrenamientos y carreras

Horarios IOMTT 2019

Quedan dos meses para que de arranque el Tourist Trophy 2019, una carrera que se mueve entre la difícil línea (...)

MX clásico de Villarejo de Salvanés: emoción y espectáculo

Segunda prueba del MX clásico en Villarejo de Salvanés

El pasado fin de semana Villarejo de Sálvanes, en Madrid, acogió la segunda prueba del Trofeo Nacional de Motocross Clásico. (...)

Las nuevas Orcal llegan a España de la mano de Keeway

Nuevas motos Orcal

La marca de motos francesa de 125 Orcal llega a España de la mano de Keeway Motor España. Con un (...)

Nueva AJP PR7 Adventure: ADN raid

AJP PR7 Adventure 650

El pequeño fabricante portugués AJP sigue desarrollando sus motos casi artesanales y en el pasado Salón de Milán presentaba la (...)

Sucríbete a nuestro boletín

····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
SoyMotero.net
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER
SÍGUENOS TAMBIÉN EN
Soymotero Facebook Soymotero Twitter Soymotero Youtube Soymotero RSS Soymotero Google+ Soymotero Viemo Soymotero Instagram
©2013 EDITADA POR GLOBAL MOTOR NEWS S.L.
MotoGuía: el consultorio de SoyMotero.net HAZ TU CONSULTA X Sección patrocinada por