Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

El Mundial de Superbike, un campeonato que merece toda nuestra atención

Competición por Tomás Pérez Sánchez

Una invitación al seguimiento de un campeonato apasionante, con la descripción de escenas y detalles que verdaderamente atrapan la atención del espectador más despierto y sobre todo del buen aficionado a las carreras. El Mundial de Superbikes es mucho más de lo que hoy día se tiene presente, particularmente en nuestro país, y este especial trata de ponerlo en relieve.

  • 23/05/18
  • Tomás Pérez Sánchez
  • Javier Artés
Vista de la parrilla de SBK

Es cierto que el reglamento del WSBK ha bajado esta temporada el régimen máximo de todos los motores, hasta el punto de alcanzar un recorte de 1.300 rpm en el caso de las Kawasaki oficiales. Y no sólo eso, sino que la rebaja será revisable acorde con los resultados que vaya arrojando el campeonato, en busca de la máxima igualdad. Pero, en cualquiera de los casos, esta merma apenas es perceptible para el espectador, porque el paso actual de cada moto, cuando estrujan su motor, no ha dejado de sentirse sencillamente estremecedor.

Las SBK de 2018 siguen volando disparadas por trances, por ejemplo, como el de la línea de meta de MotorLand. un punto en el que, si nos fijamos detenidamente, descubriremos con ojos perplejos cómo apenas a dos pasos de la línea pintada bajo el semáforo, se levanta el cartel de los 200 metros para la primera curva. Allí el espectador podrá contemplar, apretando los puños de emoción, cómo la mayoría de los pilotos rebasan ese indicador a más de 250 kilómetros por hora, frenando detrás de él, y a veces más allá, viniéndose encima la marca de los 150 metros.

El trance de la frenada y de la entrada en la primera curva de un circuito, sin abandonar como ejemplo el aragonés, muestra en sí mismo todo un espectáculo, con poco que el aficionado centre su atención sobre algunos detalles. Por ejemplo, todos los pilotos parecen girar la moto en dos movimientos casi convulsos para abordar esta curva. Primero comienzan a virar poco antes del cartel de los 50, intentando apuntar con la nariz del carenado al vértice del viraje, para mantener a continuación una línea casi recta que se prolongaría tangencial al viraje y pasando muy lejos de ese vértice. Cuando muchos de esos pilotos parece que van a irse rectos por la escapatoria, vuelven a girar repentinamente. Lo hacen de una forma casi violenta, con la moto retorciéndose espectacularmente mientras llevan la rueda trasera en volandas y dejan la pierna muy abierta, colgando la bota interior en el vacío, fuera de la estribera, para que deslice alternativamente sobre el aire y sobre el propio asfalto.

Giugliano colgado de su Aprilia

Para dar una idea concluyente al lector de cuál es la magnitud de la aceleración y cuál la de la frenada, podemos decir, por ejemplo, que en la propia pista de MotorLand, una SBK, con la limitación actual incluida, apenas pasa dos segundos en posición vertical haciendo el tránsito por su recta de meta, sin llegar a mantener en ningún momento una trayectoria rectilínea, sino un auténtico vaivén, de un lado a otro de la pista. Se trata de una secuencia de la que podemos ver distintas réplicas en otros circuitos a lo largo del campeonato.

h2.Como si patinara el embrague

Ver a un piloto de SBK encarar un viraje rápido, en plena aceleración, sobrecoge por la agresividad con la que ejecuta también ese giro de la entrada. No sólo vuelca literalmente la moto, sino que se tira con ella llevando una postura y en una posición que le deja completamente colgado del fuselaje. Todo ello se desarrolla delante de nuestros ojos en un pestañeo tan fulminante que se produce un curioso fenómeno comentado ya en otras ocasiones. Primero se escucha aullar el motor cuando enfila en plena aceleración la entrada al viraje; y de repente, cuando la moto cae de golpe con el piloto colgado abajo, el aullido se agudiza en un instante subiendo casi una escala completa. La primera vez que lo escucha, el espectador puede llegar a creer que patina el embrague de esa moto, porque suena de una forma idéntica; pero más tarde o no se lo explicará, o caerá en la cuenta de que el motor sube de vueltas repentinamente debido al cambio súbito de desarrollo que experimenta cuando la moto traspasa el apoyo sobre la banda de rodadura central, con la circunferencia más grande del neumático, a la del filo exterior que remata su extremo, con un radio sensiblemente menor.

Ver por primera vez la llegada de una SBK en tiempo de récord a la puerta de un viraje contiene espontáneamente la respiración del espectador, porque piensa que saldrá disparada del trazado, entrando en la grava como una exhalación. Y es que el cálculo lógico de ese espectador primerizo no da de sí, le apunta que ese giro es imposible porque las leyes físicas que está habituado a manejar quedan muy por debajo de lo que pueden dar de sí las motos de este personalísimo campeonato del mundo.

Frenada extrema en la curva 1 de Motorland

Contemplar a través de la televisión, o mucho más en vivo y dentro del circuito, cómo un piloto que va acostado literalmente sobre la curva, y que no termina de girar para entrar en ella, acelera para empujar la rueda delantera, para arrastrar literalmente el neumático por el asfalto y que la moto vire definitivamente encarando el ápice de la curva, es vivir como testigo una escena inverosímil, viendo en muchas ocasiones cómo el codo de ese piloto cumple el papel de tercer apoyo, porque lleva su pierna tan replegada que no ofrece ángulo suficiente para ejercer de resorte.

h2.Una jauría ordenada

Una vez ya en carrera, la llegada del pelotón agrupado durante la primera vuelta a cualquier punto del circuito contrae el diafragma y deja el corazón en un puño. Si es una frenada, el espectador verá echarse encima unas motos que se retuercen, con la parte trasera bamboleándose, barriendo su trayectoria a apenas un milímetro de tocarse con las demás. Si es en pleno paso por una curva larga, verá con escalofrío cómo unas motos tan grandes, y algunas tan anchas, cruzan sus trazadas, o montan incluso tres de ellas en paralelo, intercambiándose las posiciones, rozándose, o incluso tocándose al borde del mismo choque, sin que se inmute el temple de cada piloto.

Y en la salida de un viraje abierto, particularmente en subida, el vello del aficionado se erizará inevitablemente al ver cómo toda la jauría abre a fuego y pone sobre el asfalto la tracción de los doscientos y no sabemos cuántos caballos que desarrolla cada pepino. Mientras, unos pilotos amagan el jaco y otros se agazapan tras la cúpula del carenado, llevando el tren trasero sacudiendo el colín con un meneo tan violento que encoge las entrañas.

A la emoción que transmite el tránsito en grupo por las rectas de los distintos circuitos, a más de 300, y a la del paso por curva con una tumbada que no deja espacio para el cuerpo del piloto entre el asfalto y la moto, hay que sumarle la reñida competitividad entre distintas motos de todas las marcas, en las que más de un aficionado podrá reconocer su propio modelo, ése mismo que ha dejado esperándole en el aparcamiento del circuito. Esta es la excitación, la emoción, que personaliza las carreras de un campeonato del mundo por todo lo alto que merece la más apasionada atención, mucha más, sin duda, de la que se le presta en nuestro país desde hace algunos años.

Van Der Marck sobre su Yamaha oficial en la parrilla de Motorland

Con MotoGP como referencia

Resulta inevitable en este escrito tomar la referencia del otro mundial de velocidad y no por ello vamos a dejar de hacerlo. Bien. Empecemos dando por hecho que la categoría de MotoGP reúne a los pilotos más cotizados del panorama universal, y desde luego admitamos que en él podemos admirar boquiabiertos* los prototipos más vanguardistas del momento*, con tecnologías a veces importadas de la propia ciencia ficción; pero una vez sentada esta premisa, podemos valorar que una diferencia de 1,7 segundos entre la pole de Melandri y la de Viñales, registrada por el de Rosas con una temperatura más favorable, sobre un circuito de nada menos que minuto 50 como es el de Aragón, ciertamente no es una ventaja considerable, porque, a efectos prácticos, no se pueden apreciar 1,7 segundos en el espectáculo de pilotaje que ofrecen tanto las MotoGP como las SBK, ni viviéndolo in situ desde cualquier tribuna o cualquier pelouse del circuito, ni tampoco a través de la retransmisión televisiva. Ni siquiera es así desde el vial habilitado para los fotógrafos.

Por otro lado, es muy comprensible que el carisma de personajes como Rossi o que las acrobacias imposibles de un piloto extraplanetario como Márquez atrapen la atención del gran público. Pero no por ello deja de ser cierto que un mundial como el de SBK no merece el agravio de un panorama absolutamente desierto en las tribunas y praderas españolas, mientras que no cabe un alfiler durante una carrera de MotoGP. No es justo que quien firma este artículo vea desde la moto algún público diseminado por los asientos de Jerez mientras disputa una carrera para aficionados, y que recorriendo como periodista el vial del mismo circuito para cubrir el WSBK, no vea ni un alma en cuatro quintas partes del circuito, para divisar tres docenas de entusiastas, como quien dice, salpicando la única tribuna que queda abierta. No es justo, tampoco, que las audiencias televisivas de pago resulten incluso multitudinarias en MotoGP, si se comparan con los paupérrimos mínimos que registra el Mundial de Superbikes en nuestra cadena pública, o en las cifras de la privada que también lo retransmite con una cuota de enganche más que asequible.

Tom Sykes en la parrilla de Aragón

Un Mundial como el de SBK no merece que se repitan, un año tras otro, circunstancias tristes como la que le ha tocado vivir, por ejemplo a un servidor, tras finalizar la segunda carrera, cuando hacía el viaje de vuelta en coche a un ritmo conservador y pausado y cuenta sólo nueve, sí, solamente nueve motos bien contadas en el trayecto de 420 km que separa el circuito de Madrid.

Una llamada de atención

Amigo lector, permítame llegados a este punto una llamada de atención sobre un mundial que sin duda la merece. Permítame que le invite, que le recomiende e incluso que le inste por su propio interés a que se plante ante el televisor para presenciar la próxima carrera del WSBK, y que viva la experiencia con intensidad a través de una retransmisión bien asesorada por Judit Florensa y Marc Martín en Teledeporte, o conducida magistralmente por unos profesionales como Santi Ayala o Sergio Gutiérrez en Eurosport, con toda su experiencia siguiendo durante años este campeonato.

Amigo lector, el WSBK tiene tanta tecnología punta que mostrar y tantas emociones que transmitir que merece sin duda su apasionada atención como espectador que aprecia las buenas carreras. Pero no sólo la merece por las prestaciones de sus motos o por la capacidad de sus pilotos, también por un ritmo trepidante que en muchos circuitos les alzaría hasta la tercera línea de la parrilla formada por esos prototipos, exclusivos e intocables, que compiten en MotoGP.

Amigo lector, tenga a bien apuntarse al seguimiento del WSBK, porque además de lo descrito, podrá vivir en el presente algunas carreras en circuitos que el otro campeonato, el multitudinario, ha condenado hace años al ostracismo mundial por razones que no sirven para las motos derivadas de la serie. Seguir viendo hoy día el paso de estas motos, con sus 230 CV, o más, abriendo a fuego en Imola para usar como lanzadera la subida del Acqua Minerale no tiene precio, lo mismo sucede al presenciar la escalofriante bajada de las Superbikes en pelotón, a tumba abierta, por el primer parcial de Donington, y no digamos vivir como espectador una carrera por los toboganes de vértigo que perfilan el circuito de Portimao. Pero además de ello, las SBK llevan también su campeonato a circuitos desconocidos, o completamente nuevos, como es el caso del de Villicum, en Argentina, donde recalarán durante el fin de semana del 12 al 14 de octubre.

Aspecto del paddock SBK durante la jornada de los entrenamientos

Y es que, amigo lector, como bien sabe, el WSBK ya no pasa por uno de nuestros circuitos, precisamente en el que se da cita, dicen, la mejor afición del mundo, siendo que el mundial de Superbikes cuenta con tres pilotos españoles de primer nivel, con uno de ellos que ya sabe lo que es ganar y con otro que acaricia la victoria, después de subir varias veces al pódium durante las pocas carreras que se llevan disputadas de esta temporada 2018. Evitemos, por tanto, perder la única cita que nos queda, y evitemos también perder la cobertura televisiva en directo que en la actualidad nos prestan dos cadenas en nuestro país. Resultaría francamente marginal volver a vivir las carreras de este campeonato en diferido y a una hora tan intempestiva como imprevista.

Epílogo

Sólo un detalle apasionado, amigo lector, para rematar este reclamo sobre un campeonato sencillamente apasionante. Y es que ver a las Superbikes, aunque sea rodando en solitario durante cualquier entrenamiento libre, es en sí una auténtica exhibición de puro motociclismo que el buen aficionado jamás puede dejar pasar por alto. Porque el Mundial de Superbikes toma el circuito como un lienzo para nuestro deleite contemplativo, y plasma sobre él un fugaz cromatismo, moldeado por la plasticidad de vértigo que pinta ante nuestros ojos una estela dejada en el aire a más de 300 por hora. El Mundial de Superbikes, amigo lector, es la sinfonía inédita de sonidos que interpreta la orquesta más diversa de la tecnología actual, con instrumentos de dos, de cuatro y también de cuatro pero que suenan como si fueran dos igualmente, creando una vibración que traspasa el cuerpo del espectador con un chorro continuo de excitación y una repetida secuencia de emociones.

Galería de fotos
  • Vista de la parrilla de SBK
  • Jonathan Rea en la curva 2 de Motorland
  • Frenada extrema en la curva 1 de Motorland
  • Aspecto del paddock SBK durante la jornada de los entrenamientos
  • Rinaldi pasando por la larguísima curva 10 de Motorland
  • Salida en subida de la curva 10 de Motorland
  • Melandri en el pit lane
  • Tom Sykes en la parrilla de Aragón
  • Van Der Marck sobre su Yamaha oficial en la parrilla de Motorland
  • Jonathan Rea en la curva 10 de Motorland
  • Una Aprilia saliendo en plena aceleración de la curva 2 de Aragón
  • Melandri haciendo el paso por curva en la dos de Aragón
  • Giugliano colgado de su Aprilia
  • Leon Camier sobre la Honda oficial

Competición, 23/05/18

¡Sé el primero en comentar!

* Campos obligatorios. Privacidad de datos en los comentarios y responsabilidad de la autoría.

····························· publicidad ·····························

Opinión de Tomás Pérez Sánchez

····························· publicidad ·····························

Hoy son noticia

El Mundial de Fútbol dispara las ofertas en Ducati

Ducati pone varios modelos en promoción

Los fines de semana son para salir en moto y no para perder el tiempo viendo como veintidós tíos en (...)

Zef Eisenberg vuela a 325 km/h sobre la arena: ¡nuevo récord!

Zef Eisenberg alcanza 325 km/h

Estamos acostumbrados a récords de velocidad sobre asfalto o lagos salados. Pero hay gente loca, muy loca, que se empeña (...)

Llega el "Dealer Live Tour Aprilia y Moto Guzzi"

El Grupo Piaggio ha puesto en marcha el "Dealer Live Tour Aprilia y Moto Guzzi", que permitirá probar modelos de (...)

MXGP 2019: el Mundial visitará Hong Kong

El Campeonato del Mundo de Motocross visitará Hong Kong en 2019

La organización del Campeonato del Mundo de Motocross ha aprovechado la undécima prueba de la temporada para anunciar el MXGP (...)

Indian FTR 1200: fabricación confirmada

La Indian FTR1200 será una realidad

Tras conocer el prototipo hace unos meses, la firma americana Indian ha confirmado que finalmente comercializará lo que hasta ahora (...)

Sucríbete a nuestro boletín

····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
SoyMotero.net
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER
SÍGUENOS TAMBIÉN EN
Soymotero Facebook Soymotero Twitter Soymotero Youtube Soymotero RSS Soymotero Google+ Soymotero Viemo Soymotero Instagram
©2013 EDITADA POR GLOBAL MOTOR NEWS S.L.
MotoGuía: el consultorio de SoyMotero.net HAZ TU CONSULTA X Sección patrocinada por