Noticias
08-07-2016
Fotos:
Wikimedia
Valora esta noticia

A todo el mundo le gusta correr pero, por desgracia, esto no se puede hacer en cualquier parte. Y la ciudad es uno de ellos pues existen múltiples elementos de riesgo que se escapan a nuestro control. En el vídeo que os enseñamos, su protagonista, aprendió la lección de la forma más dura posible aunque tuvo suerte para contarlo.

Más actualidad

 
Comentarios
Jctjuan
Dom, 10/07/2016 - 12:28
Además, algo vital es no olvidar que podemos dañar o matar a otras personas que tienen madre, padre, esposa, marido, hija/s, hijo/s, amigos, primos, tíos, abuelos, etc.
Si matamos a alguien lo raro será que no nos llamen asesino personas rotas de dolor.
Puede parecer algo muy alejado de nosotros mismos pero solo tenemos que hacer alguna estupidez para conseguirlo.
Mucha cabeza y ojos en la carretera.