Noticias
16-07-2016
Valora esta noticia

Se nos antoja como una auténtica barbaridad sin ni siquiera pensarlo; pero lo cierto es que en el escenario apropiado y, principalmente, con todos los actores siguiendo estrictamente el guión, con un absoluto respeto por los tiempos que debe de marcar cada personaje, puede resultar una fórmula cómoda, y, por qué no decirlo: incluso segura, de viajar a ritmo de Talgo.

Comentarios
lex
Mar, 19/07/2016 - 03:33
Genial el artículo! Enhorabuena por la experiencia. Y muy cierto, la educación vial es un tema muy complicado, sobre todo en cuanto a conductores de coches que hacen barbaridades sin ponerse en la piel del motorista, que el susto que nos llevamos no tiene comparación a tenerlo en un coche, en el cual muchas veces terminamos por los suelos. En España se conduce MUY mal, todo vale, poco respeto.