22-07-2018
Fotos:
Negami
Valora esta prueba

Probamos a fondo la Kawasaki Ninja H2R. Repasamos al detalle sus líneas aerodinámicas, describimos sus recursos exclusivos, pero, por encima de todo ello, vivimos las explosivas sensaciones que transmiten sobre la pista sus números de vértigo para relatártelas a lo largo de un reportaje muy especial.

Lo mejor
Motor
Aceleración
Aplomo
Progresividad
Mejoraríamos
Altura de las estriberas
Sentido del cambio

Valoración final

Si otra marca hizo la moto de serie con el motor más grande que jamás se había fabricado para arrebatar ese cetro a la propia Kawasaki y su Vulcan 2000, los japoneses buscaron otra dirección para sobresalir en el mercado a su manera y hacer un ejercicio de marca, que sin duda atraerá a más clientes hacia la extensión de su catálogo que hacia esta H2R. No serán muchas las que se fabricarán ni muchas las que se venderán, pero esta súper Kawasaki se muestra al panorama mundial de la moto como el modelo más rápido y potente que jamás haya salido de una cadena de montaje, y ese galardón puede provocar un mayor impacto mediático, un mayor asombro popular, que el que proyecten otras motos fabricadas en series exclusivas y cerradas, a un precio que supera aun en varias decenas de miles el de esta H2R.
Visto ya desde la perspectiva del comprador, con un importe de 55.000 euros y no siendo precisamente la moto para batir el tiempo por vuelta en cada pista, resulta complicado encontrarle el sentido práctico a este modelo, si es que realmente lo tiene. Pero, ¿se imagina el lector la sensación de tener guardados cada noche en el garaje casi 330 CV y 400 por hora? O, al igual que ocurre con una pieza de coleccionista, ¿cuánto se está dispuesto a pagar por poseer la moto más potente y más rápida que jamás se haya construido en serie?

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Más pruebas Motos

Comentarios