Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

La seguridad desde dos puntos de vista

La cita de MotoGP del pasado fin de semana y la especial situación vivida por los pilotos y los equipos debido a los neumáticos no ha pasado desapercibido para Juan Martínez, que analiza las circunstancias que propiciaron multitud de caídas como la de Marc Márquez, Cal Crutchlow o Pol Espargaró entre otros.

  • 21/10/14
  • Juan Martínez

En Phillip Island hemos sido testigos de la diferencia de interpretación de la misma palabra por parte de dos estructuras diferentes del campeonato: por un lado los equipos y por otro los fabricantes de neumáticos.

Bajo el punto de vista de los fabricantes de neumáticos se entiende por seguridad el hecho de que el neumático llegue hasta final de carrera sin que se produzca ningún tipo de “blister”. Este término inglés traducido literalmente como ampolla, describe la situación en la cual la banda de rodadura del neumático se desprende de la carcasa.

Aunque optaron por el mismo neumático, la degradación en el de Lorenzo fue superior al de ValentinoEl principal motivo de la aparición de este tipo de anomalía es el exceso de temperatura generado por la exigencia del trazado sobre el neumático. La aparición de este tipo de ampollas pone en peligro la integridad del neumático, es decir puede llegar a producirse una explosión del neumático, con el consiguiente riesgo para el piloto.

Hay dos generadores de temperatura en el neumático. Una es la propia fricción del neumático sobre el asfalto, generando una temperatura desde fuera hacia dentro, y la segunda es la deformación del neumático cuando se somete a fuertes cargas. Según Bridgestone el “blister” aparece principalmente cuando se da el segundo caso.

Por este motivo en circuitos como Phillip Island, donde las dos últimas curvas son de las más exigentes del campeonato, los fabricantes de neumáticos ponen a disposición de los equipos especificaciones de neumáticos particularmente rígidos de carcasas y compuestos en su flanco izquierdo, y aparte de las especificaciones del neumático recomiendan u obligan, como en el caso de MotoGP, a utilizar presiones bastantes elevadas para evitar la deformación excesiva. En torno al 25% de presión, cuando los cambios que normalmente se utilizan para optimizar las prestaciones son en torno al 5%.

Cuando no existía el monogoma, las búsquedas de prestaciones garantizando la seguridad hacía que los neumáticos con blisters acabaran y ganaran carreras

Bajo el punto de vista de los pilotos y equipos se entiende por seguridad lo que asegure las prestaciones de agarre necesarias para que no se produzcan caídas. Es decir bajo ningún concepto los pilotos y equipos están de acuerdo en que el único modo de ganar en seguridad sea yendo en contra de las prestaciones.

Crutchlow acabó en el suelo en la última vueltaEn el pasado, cuando no existía el reglamento monogoma, cuando existía la lucha por la victoria de los fabricantes de neumáticos, la búsqueda de las prestaciones garantizando la seguridad, hacía que en varias ocasiones neumáticos con blisters acabaran y ganaran carreras. Esto hace más difícil aceptar a los equipos que el único modo de llegar a ese equilibrio por parte del fabricante sea reducir las prestaciones de los neumáticos, que en muchos casos se traducen en caídas como las que vimos durante el fin de semana en Phillip Island.

Si unimos esto a que el circuito australiano es muy exigente con el neumático trasero y poco con el delantero, lo cierto es que resulta muy difícil encontrar un buen equilibrio de agarre entre el tren trasero y delantero.

En la carrera de MotoGP vimos unas cuantas caídas en la segunda mitad de la carrera, provocadas por una imprevista perdida de adherencia del tren delantero. Esto es porque en el momento que no consigues tener el equilibrio de cargas que favorecen el agarre de los dos neumáticos, cualquiera de los dos puede perder la adherencia repentinamente, si este fenómeno sucede en el delantero, en el 99% de los casos se cierra con una caída.

Vimos a Marc Márquez que en el momento que no pudo mantener esas cargas de los neumáticos por una caída de prestaciones de los mismos y una carencia de agarre inicial del trasero (el trasero es muy importante también para parar) se fue al suelo. Cal Crutchlow a la mínima que redujo la atención se cayó y Pol Espargaró en cuanto intentó ir un poco más allá, también se cayó.

Las dos partes tienen su razón… Yo la entiendo como los equipos.

Galería de fotos
  • Marc Márquez pagó con una caída el exceso de rigidez de los neumáticos Bridgestone
  • Crutchlow acabó en el suelo en la última vuelta
  • Aunque optaron por el mismo neumático, la degradación en el de Lorenzo fue superior al de Valentino
¡Sé el primero en comentar!

* Campos obligatorios. Privacidad de datos en los comentarios y responsabilidad de la autoría.

····························· publicidad ·····························

Entradas anteriores de Juan Martínez

····························· publicidad ·····························

Boletín de novedades

Sucríbete a nuestro boletín

····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
SoyMotero.net
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER
SÍGUENOS TAMBIÉN EN
Soymotero Facebook Soymotero Twitter Soymotero Youtube Soymotero RSS Soymotero Google+ Soymotero Viemo Soymotero Instagram
©2013 EDITADA POR GLOBAL MOTOR NEWS S.L.
MotoGuía: el consultorio de SoyMotero.net HAZ TU CONSULTA X Sección patrocinada por