Noticias
VOLVER
Fotos:
Cycleworld
Valora esta noticia

Con los adelantos en el vinilado de vehículos, en algunos casos no merece la pena el gasto de una pintura. Vemos un ejemplo práctico en una GSX-R de 1986 en el que el coste de la pintura era superior al valor de la propia moto dado el estado

Comentarios