Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

Proyecto 24Hores-40AñOs (XVII): El resurgir

La tribuna de Tomás por Tomás Pérez Sánchez

Hasta que no se vive desde dentro no se alcanza siquiera a imaginar lo que es capaz de hacer un equipo de competición para reparar la moto dañada en una caída de un día para otro; pero mucho menos se puede imaginar lo que es capaz de reparar un equipo de resistencia en plena carrera.

  • 22/02/18
  • Tomás Pérez Sánchez
24HorEs-40AñOs pasando por la recta en los libres

Dedicado a la memoria de Enric Saurí, con el abrazo más sentido para toda su familia y todos sus amigos

Los comisarios de la curva de El Estadio, todo cortesía y atenciones, y con la misma actitud, me consta, que los del resto del recinto, me pasaron un botellín frío que sentí correr por el cuerpo como aquel agua del fútbol que sus comentaristas tildaban, peyorativamente, de milagrosa.

Fueron largos minutos los que pasé esperando apoyado contra el muro, mientras veía pasar con sus motos frente al Estadio a todos los que habían sido mis compañeros de viaje hasta ese momento.

Y se preguntará el lector, cuál fue la verdadera causa de la caída, o quién fue su responsable. En honor a la verdad, he de decir que para mí cuenta como un ardid de carrera, sin más, que sobre la intención del otro piloto no me cabe la menor duda de que fue la mejor, o al menos prudente, y que simplemente cometió un error de cálculo, provocado sin duda por el lógico cansancio de esas horas; un error que le llevó a tirarse demasiado pronto, recortándome por completo la trayectoria. De hecho, el director de mi equipo me comentó que un piloto fue sancionado en esa misma vuelta con no sé cuántos minutos de penalización. Sin duda, debió de ser él.

Bien. Por fin llegaron dos scooters recorriendo el vial. En uno venía mi compañero Luis y en el otro Sergi, con otro miembro del equipo al que pido disculpas por no recordarlo ahora. Cuando Sergi, el jefe técnico, vio la BMW Motocrom recostada sobre el muro, se echó las manos a la cabeza, y, poniendo el grito en el cielo, exclamó: ¡Está reventada!, ¡la moto está reventada!

Excuso decir al lector que las personas con conciencia tenemos un marcado sentido de la culpabilidad. No hace falta, por tanto, que le describa dónde quise meterme en aquel momento.

Pero enseguida pasamos a la acción, principalmente impulsados por el impertérrito optimismo de mi compañero Luis. Y es que, si alguna vez necesitase representar la energía en forma humana, sin duda tendría en cuenta muchas muestras y referencias, pero estoy seguro de que de una manera o de otra Luis aparecería en mi mente.
Siguiendo las instrucciones de Sergi (sólo los pilotos pueden tocar la moto fuera del box), el propio Luis tomó una llave allen para aplicarla sobre los tornillos del semimanillar retorcido, y ayudándose de otras herramientas, consiguió finalmente liberar la dirección de la BMW Motocrom.

A partir de ese momento, Luis y un servidor nos relevamos empujando la moto para seguir a una persona de la organización del circuito que, conduciendo otro scooter, nos guiaba por el camino más corto hasta alcanzar los boxes. Me tocó empujar durante el último tramo y no quiero que se me pase por alto señalar al lector el emotivo momento que viví avanzando por el pit lane en sentido contrario, cuando los equipos que me veían pasar, con el evidente arrastrón del mono y el golpazo de la moto medio descompuesta, salían a la puerta de cada box para dedicarme una sentida ovación. Un detalle que se agradece, y de qué manera. Un detalle que resulta insólito en cualquier competición, y que define a la resistencia, y particularmente a esta carrera de Montmeló, como una especialidad de esencia y sentimientos diferentes.

24HorEs-40AñOs la BMW Motocrom +50 en el box 42

En el mismo instante de cruzar el umbral del box 42, el equipo se hizo cargo de la moto y confieso que un servidor se olvidó repentinamente de ella, y también de la carrera. Me despojé del mono, me descalcé las botas, y con el traje técnico Hevik y unas chanclas, tomé el camino de la ducha. Bajo aquella lluvia tonificante, quise relajarme, apartarme totalmente de la carrera, e incluso alejarme con la mente del circuito.

Antes de media hora, estuve de vuelta en el box para tomar un café acompañado de algo más sólido. Pregunté entonces por la moto, dando por sentado que estaría apartada en algún rincón del box. Pero para mi mayor perplejidad, me respondieron ¡que ya llevaba diez minutos en pista!

En el momento siguiente y tras recuperarme del shock, hice cuentas y vi que me correspondía ni más ni menos que el último relevo de la carrera.

La ilusión volvía a renacer y un entusiasmo renovado me recorría por dentro el cuerpo otra vez. Sí, desde luego era fantástico, pero con aquella repentina alegría, la tensión también volvía otra vez a convertir mi organismo en un resorte. Una tensión a la que ahora se añadía el peso de otra responsabilidad extra.

El equipo ya había pasado un par de tragos por mi culpa. Primero habían sudado tinta en la que probablemente haya sido la clasificación más apurada de la historia de las 24 Horas de Montmeló. Y después, hacía apenas un rato, habían vivido durante largos minutos la desolación de verse fuera de la carrera. Y el asunto es que al recordarlo, sentía además cómo se agudizaba la molestia con la que el hombro derecho, el del omoplato roto 46 días atrás, llamaba mi atención.

Por otro lado, hasta el momento de la caída, habíamos fluctuado entre el puesto 22 y 24 de la clasificación. No estaba nada mal, contando con 53 equipos inscritos, para una escuadra de veteranos con el sufijo +50 en el nombre de su formación. Hacer el último relevo, por tanto, entrañaba una responsabilidad muy seria, aparte, por descontado, de representar todo un privilegio.

Luis había tomado la BMW Motocrom+50 recién reparada para cubrir el que debería de ser su último relevo, y cuando se bajó de ella, fue directamente a verme.

¿Cómo te encuentras? ¿Te ves capaz de acabar? Si tienes dudas, si no lo ves claro, Tomás, yo estoy muy entero y puedo acabar perfectamente. Te lo digo en serio. Piénsalo, y me lo dices.

24HorEs-40AñOs la torre de control durante los libres del jueves

Agradecí con un gesto el ofrecimiento de mi compañero, y a partir de ese momento, empecé a sopesar una y otra posibilidad. Por un lado, debía de volver a subirme a la moto de inmediato, y mitigar así ese posible bloqueo mental que queda después de una caída tan aparatosa. Por otro lado, mi sentido de la obligación también me impulsaba a acabar: Era mi relevo. Y, además, de ello, me esperaba al final la experiencia de cruzar la meta y dar la vuelta de honor, una vivencia con la que había soñado y tenía ahora el alcance de la mano, apenas a una hora y media.

Con nuestro agradecimiento a lubricantes Pakelo.

Galería de fotos
  • 24HorEs-40AñOs pasando por la recta en los libres
  • 24HorEs-40AñOs aspecto de los boxes unas horas antes de la carrera
  • 24HorEs-40AñOs la BMW Motocrom +50 en el box 42
  • 24HorEs-40AñOs panorámica de la curva de La Caixa a tres horas de la llegada
  • 24HorEs-40AñOs aspecto de la contrarrecta a pocas horas dela llegada
  • 24HorEs-40AñOs Entrada del protagonista en la curva de La Caixa
  • 24HorEs-40AñOs la torre de control durante los libres del jueves

La tribuna de Tomás, 22/02/18

¡Sé el primero en comentar!

* Campos obligatorios. Privacidad de datos en los comentarios y responsabilidad de la autoría.

····························· publicidad ·····························

Opinión de Tomás Pérez Sánchez

····························· publicidad ·····························

Hoy son noticia

AMA Supercross 2019: El incombustible Chad Reed firma por el JGRMX Suzuki

Reed firma por el JGRMX Suzuki

Pocos pilotos pueden presumir de tener una carrera tan dilatada como la de Chad Reed. El piloto australiano lleva más (...)

Guy Martin se declara inocente ante el juez de los cargos que se le acusa

Guy Martin no tendrá un verano relajado

Guy Martin tuvo que compadecer este pasado lunes en el Lincoln Crown Court para declarar ante el juez después de (...)

A 300 km/h en el túnel de Gleinalm sobre la KTM RC16

Oliveira en el túnel de Gleinalm

KTM y Red Bull han decidido llevar la expresión "visión de túnel" a otro nivel y por eso han cogido (...)

Ana Carrasco, consigue el premio "Protagonista de la Moto" 2018

Ana Carrasco, premio

La Campeona del Mundo de SS300, Ana Carrasco, ha sido la ganadora del premio "Protagonista de la Moto" 2018. Los (...)

El Tourist Trophy 2019 calienta motores: agárrate fuerte a la silla

Ian Hutchinson en acción

Del 25 de mayo al 7 de junio tendrá lugar una nueva edición del Tourist Trophy de la Isla de (...)

Sucríbete a nuestro boletín

····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
SoyMotero.net
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER
SÍGUENOS TAMBIÉN EN
Soymotero Facebook Soymotero Twitter Soymotero Youtube Soymotero RSS Soymotero Google+ Soymotero Viemo Soymotero Instagram
©2013 EDITADA POR GLOBAL MOTOR NEWS S.L.
MotoGuía: el consultorio de SoyMotero.net HAZ TU CONSULTA X Sección patrocinada por