Pruebas
VOLVER
13-11-2022
Fotos:
SMN
Valora esta prueba

El motero es por definición sufridor. Pasa frío, calor, se moja... Y reconozcámoslo, por muy duros y aguerridos que seamos, un viaje largo en moto acaba pasando factura en nuestro cuerpo. Sobre todo allí donde la espalda pierde su nombre, es decir, el culo. Pero existen accesorios como el cojín ComfortAir para moto, el cual ayuda a que el cansancio sea más llevadero. Y nosotros lo hemos puesto a prueba.

Lo mejor
Ajuste perfecto a tu peso
Precio
Sirve para varias motos
Repuestos
Mejoraríamos
Agua que se filtra al interior
No queda integrado
Valoración final

Por un precio aproximado de 100 euros (según versiones), el cojín ComfortAir puede ser una magnífica inversión. Un asiento a medida cuesta más o menos el triple, y solo nos servirá para esa moto. Este, sin embargo, lo podemos usar en varias motos y adaptar a nuestro peso, aunque varíe después de Navidad. Otra ventaja es que con el paso del tiempo no perderá la forma o la consistencia. Simplemente tendremos que vigilar la presión del cojín tras cierto tiempo, y así garantizar que siempre sea la correcta.

La calidad de todas las partes es sobresaliente, tanto en materiales como en acabados. Da la impresión de ser muy resistente, y lo podremos usar durante miles de kilómetros sin acordarnos de que está ahí, haciendo su función de forma silenciosa. Únicamente que no quede integrado, puede "afear" en cierta medida la moto, pero aquí cada uno elige si quiere que la moto esté bonita aparcada en la terraza, o disfrutando de ella mientras la conduce.

Más pruebas Equipamiento y Accesorios