01-05-2016
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

Después de su puesta de largo en el pasado Salón EICMA de Milán y tras asistir a su presentación dinámica internacional en el Circuito de Cheste, probamos la nueva 959 Panigale en carretera para verificar esa misma sensación de facilidad combinada con altas dosis de efectividad del primer contacto.

Lo mejor
Electrónica
Agilidad
Respuesta de motor
Mejoraríamos
Retrovisores plegables
Accionamiento pata de cabra
Calor a baja velocidad

Valoración final

Esta Ducati 959 Panigale, que en un primer momento nos podría parecer una 1299 "descafeinada" cuando ojeamos sus cifras, se torna como una deportiva mucho más lógica para un uso fuera de los circuitos, transmitiéndonos mayor sensación de control a sus mandos, permitiéndonos jugar más con el cambio y abrir gas sin contemplaciones, ya que su control de tracción funciona realmente bien.
Se siente ágil y ligera en los cambios de dirección con un gran aplomo en el tren delantero
, heredado, sin duda, de la experiencia y desarrollo de su hermana mayor en competición. Cabe reseñar su cuidado equipamiento de serie, con detalles como la preinstalación de telemetría, para todos aquellos usuarios que quieran combinar tandas en circuito con escapadas de fin de semana.
Creo que si entre tus planes de compra se encuentra una bicilíndrica deportiva esta "Panigalina" es la opción acertada ya que por 6.000 € menos que una 1299 no echarás nada de menos para disfrutar de una conducción sport de máximo nivel, puesto que para poder exprimir el "plus" de su hermana mayor hay que tener muchas manos.
Comentarios