Pruebas
VOLVER
14-06-2021
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

La cuarta generación de la Moto Guzzi más famosa, hereda la competitiva motorización de 850 cc vista en la V85 TT trail con más par y potencia, junto a retoques estéticos que refuerzan su autenticidad. Personalidad, tecnología, buen comportamiento y más de medio siglo de historia son sus cartas de presentación.

Lo mejor
Motor
Personalidad
Autonomía
Historia
Mejoraríamos
Sonido del cambio
Valoración final

La Guzzi V7 Stone (9.399 €) está disponible en tres colores satinados (Nero Ruvido, Azzurro Ghiaccio y Arancione Rame), mientras que la V7 Special (9.999 €), más clásica y elegante (llantas de radios, cromados, faro con bombilla, asiento marrón, asidero de pasajero, instrumentación con doble reloj, etc), se sirve en Blu Formale y Grigio Casual. También se comercializan en una versión específica con potencia reducida a 35 Kw para carnet A2.

Al igual que sucede con las Moto Guzzi V85 TT y V9 este año, con motivo del cumpleaños Moto Guzzi también se añade una versión V7 Stone Centenario 850 (9.599 €) con colores inspirados en las motos campeonas del mundo de velocidad de la década de los 50.

Lógicamente, la personalización siempre ha sido uno de los aspectos más valorados y apreciados por los amantes de lo retro y, por ello, Moto Guzzi dispone de un buen listado de accesorios para que cada propietario le de un toque a su gusto.

Segunda opinión

Estaréis conmigo cuando digo que a tod@s nos gusta que al salir de ruta con nuestra montura alguien se acerque a ella y se la quede mirando, admirando, e incluso se anime a hacerte preguntas. Pues bien, esta Moto Guzzi es lo que provoca y es que tiene una línea muy atractiva, no es la típica italiana, es algo más: es una "antigüedad renovada".

Cuando te subes a la nueva V7 Stone, a pesar de que pueda parecer una moto pesada o voluminosa, se nota ligera, incluso en ciudad, a baja velocidad, gracias a su amplio radio de giro y un asiento al alcance de cualquier "paticorto" como yo. Tiene un motor lleno a bajas vueltas que te proporciona un buen “punch” cuando sales de curvas, a la par que te permite viajar cómodo a un ritmo crucero alegre.

Es una moto que me ha enseñado a disfrutar de la conducción desde otro punto de vista, la de comer kilómetros sin estrés, disfrutando de su sonido y la carretera, sin necesidad de ir "tumbando aguja" a 15.000 rpm. 

Cristina Juarranz
Material utilizado en la prueba