VOLVER
Fotos:
HD España
Valora esta prueba

Probamos por fin la “Harley eléctrica”: la Livewire es una moto diferente a todo lo que los americanos han fabricado hasta ahora, en muchos sentidos. Y nos ha gustado mucho.

Lo mejor
Aceleración y potencia motor
Comportamiento y estabilidad
Facilidad de uso (modos)
Manejabilidad (no es alta ni parece tan pesada)
Mejoraríamos
Sin protección aerodinámica
Precio y carga doméstica lenta
Manillar algo ancho y abierto
Valoración final

Teníamos muchas ganas de subirnos en la Livewire: la propulsión eléctrica, más allá de políticas demagogas, es el futuro (por lo menos en corto alcance) y las motos llevamos bastante retraso con este tema. Que una gran marca como Harley apueste por un modelo como éste no solo les pone por delante tecnológicamente, sino que nos permite anticipar cómo serán muchas motos en un futuro cada vez más cercano.

Ese futuro será bastante silencioso, pero nada aburrido. La Livewire puede ser una tranquila naked-custom de paseo con la que cubrir muchos kilómetros por muy poco dinero en kilovatios-hora entre semana. Y, la misma Livewire, puede ser un demonio con el que quemar adrenalina el fin de semana, con solo tocar un par de botones. Ahora mismo solo su precio (desde 33.700 euros) la hace muy exclusiva, porque salvo para los más ruteros (para viajar), es una moto perfectamente válida.

Material utilizado en la prueba
Más pruebas Naked
Comentarios