VOLVER
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

Un año más hemos podido probar la apuesta de Kawasaki tanto para la categoría de MXGP como la de MX2. Dos motos potentes en sus respectivas categorías y que en el caso de la 250 se renueva por completo de cara al 2020.

Valoración final

La versión de 2020 de la Kawasaki KX450 me ha agradado en términos generales. Después de entender cómo dosificar la potencia de su motor puedo decir que es una moto extremadamente divertida y en la que es fácil sentirse cómodo. Es una moto a la que no le vas a pedir más caballos pues tiene de sobra, pero gracias a su parte ciclo cuando el terreno está en condiciones óptimas de agarre podrás ir mucho más rápido de lo que imaginas y con una confianza tremenda. En resumen, es una moto interesante dentro de su categoría y su precio hace que lo sea todavía más.

En cuanto a la KX250, el nuevo motor dota a la moto de un carácter totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados en la opción del cuarto de litro de Kawasaki. Se ha vuelto una moto más exigente porque hay que llevarla siempre arriba y quizás eso le quita la "vitola" de una moto para todos los públicos. Es decir, cualquiera puede subirse y disfrutar de ella, pero para alcanzar un nivel medio de conducción el modelo anterior te lo ponía más fácil. Eso sí, los más "pro" van a sacarle todo el partido al gran trabajo hecho en el motor. Por pedir, hay que reconocer que el hecho de no contar con botón de arranque es una faena, al igual que el tacto de la suspensión delantera en los baches, algo que con unos muelles más blandos seguro que se mejora.

Material utilizado en la prueba
Comentarios