22-09-2019
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

Si hay dos gamas que marcan el catálogo de Kawasaki esas son Z y Ninja. Esta vez probamos las dos que han sido diseñadas para todo el público. Hablamos de la Z125 y la Ninja 125, dos motos que comparten mucho pero que aun así tienen su propio carácter.

Lo mejor
Acabados
Comodidad
Agilidad
Mejoraríamos
Desarrollo más largo
Display

Valoración final

En esta ocasión valoraremos también a ambas motos en conjunto, porque como hemos visto comparten mucho y sus puntos fuertes son también los mismos. El acabado general de la moto la sitúa como una de las elecciones a tener en cuenta por la mecánica y las prestaciones. El hecho de que el monocilíndrico se comporte a la perfección y no nos transmita vibraciones es un gran punto fuerte.

La conducción es sencilla y cómoda, ambas son cómodas de conducir y también de usar en ciudad aunque en el caso de la Ninja es menos práctica a no ser que decidas abrir los semimanillares y entonces la posición será más amplia. También hay que tener en cuenta el tamaño, pues la Z es más alta del asiento y aunque no es mucha la diferencia en cifras, en realidad se nota bastante más.

En cuanto a los puntos menos fuertes tenemos el display, que sería la guinda del pastel y aunque es efectiva podría tener un diseño más atractivo.

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Comentarios