03-07-2016
Fotos:
KYMCO
Valora esta prueba

La versión anterior es el referente en el mercado del 125 en cuanto a ventas se refiere. Ahora, su heredera con motorización Euro 4, llega dispuesta a ocupar su lugar con mejoras y un nuevo diseño más atractivo para seguir siendo quien marque la ley en la selva de los convalidados.

Lo mejor
Economía
Frenada
Agilidad
Mejoraríamos
Pata de cabra
Dureza del asiento
Reacción del motor

Valoración final

Al acercarnos para subirnos, queda claro que se trata de un scooter de tamaño reducido, algo que corroboramos al subir. Aunque mis medidas son reducidas, te da la sensación de no ser especialmente grande. Probablemente gracias a ello, una vez en marcha se comporta de manera que circular entre el tráfico se hace fácil.
*Una sorpresa muy positiva fue el comportamiento del scooter en la frenada*. Aunque el sistema de frenada combinada sólo actúa si usas la maneta izquierda, la capacidad de frenada empleando solamente el freno delantero es más que eficiente.
Un scooter con el corte urbano del Kymco Agility City puede caer en el tópico de recurrir a lo sencillo, pero el trabajo hecho y la calidad de sus acabados hacen que, a pesar de su precio, estemos ante un modelo con una relación calidad-precio envidiable.
En lo que se refiere al motor, hay que reconocer que no tiene las prestaciones esperadas, al menos si lo comparamos con el resto de sus competidores. Según los responsables de Kymco se ha hecho pensando en que sea más dosificable para aquellos que pasan del coche a la moto y en ese sentido, es cierto.
El asiento, que se ha mejorado sensiblemente, resulta un poco duro cuando pasa un rato encima, pero te deja en una posición de conducción que, al menos en mi caso, resultaba bastante cómoda.
Como es lógico, hay cosas que podrían mejorarse, pero todo el conjunto se ha pensado para que sea lo más económico posible, de ahí que la pata de cabra sea retráctil con un muelle, las llaves independientes para cofre y contacto o una guantera no tan grande como nos gustaría.
Aún así, estamos ante un scooter que con los impuestos incluidos se sitúa en 2.199 €, al que el Euro4 no le ha privado de sus prestaciones y que incluye un año de seguro a todo riesgo y con el mantenimiento previsto cada 4.000 kilómetros. Con todo ello, no cabe duda alguna sobre el futuro del Agility City, que seguirá siendo referencia en su segmento.

Material utilizado en la prueba

Más pruebas Kymco

Comentarios