29-06-2019
Fotos:
Rieju
Valora esta prueba

Hay motos que por sus características o por su diseño uno no sabe cómo "etiquetarlas" a la hora de hablar sobre ellas. Esto es lo que nos pasa con la Rieju Tango 2.0 una moto urbana con la que podemos movernos por carretera y disfrutar del campo, en resumen, una 125 que tiene la capacidad de adaptarse como un camaleón y, además, de manera extremadamente divertida.

Lo mejor
Confianza
Agilidad
Manejabilidad
Mejoraríamos
Estabilidad a alta velocidad

Valoración final

La primera sensación al subirte a una moto de este estilo es extraña. De entrada parece que gira en exceso, pero en unos metros (pocos) ya conoces cómo reacciona y aprendes a aprovechar la ventaja de maniobrabilidad que te da.
Como todos los 125, su punto fuerte es la ciudad, pero al poder probarla también por carretera te das cuenta que incluso subiendo cuestas puedes ir a 90 prácticamente todo el rato por lo que mientras no pienses en meterte en autopista la velocidad es suficiente.
Pero justo después de esto es cuando entras a valorar el extra que supone el poder disfrutar de ella por el campo. La pusimos a prueba por una pista rota, muy rota, con piedra y polvo y no solamente es que fuera extremadamente divertida es que, además, es noble y transmite confianza. Sin duda, para mi es una buena aliada para aquellos que buscan tener una moto de 125 en zonas rurales que les sirva tanto para el día a día por el pueblo o las carreteras de los alrededores como para poder ir al campo cuando a uno le apetezca.

Material utilizado en la prueba

Comentarios