10-06-2017
Fotos:
Suzuki
Valora esta prueba

La sexta generación de la GSX-R ya está entre nosotros, una Superbike matriculable que hereda buena parte de la tecnología desarrollada por Suzuki las tres últimas temporadas en el Mundial de MotoGP. El "trueno azul" ya es miembro del "club de los 200 CV", una superdeportiva más sofisticada, rápida y precisa que nunca.

Lo mejor
Motor
Chasis
Electrónica
Tacto general
Mejoraríamos
Diseño
Tamaño del silencioso

Valoración final

Queda claro que Suzuki ha dado un paso de gigante con su última GSX-R 1000 respecto a sus predecesoras, una moto que adopta toda la sofisticación técnica que requiere una SBK del siglo XXI gracias a su experiencia MotoGP pero que mantiene la facilidad de conducción, equilibrio y polivalencia que han caracterizado a este modelo desde hace 16 años. Plenamente utilizable en carretera debido a su enorme potencial de adaptación a todos los escenarios y niveles de conducción/pilotaje requeridos, su competitivo precio es otro de sus puntos fuertes, si bien prescinde de elementos como la suspensión electrónica, el freno motor regulable o la instrumentación TFT.
Para los que todavía quieran más, Suzuki ha concebido multitud de accesorios para potenciar su deportividad tales como tapa de colín, cúpula de doble burbuja, estriberas racing, piezas de fibra de carbono, asiento de gel, manetas de aluminio, etc. Por otro lado, el preparador Yoshimura ha diseñado un completo set de piezas de carreras para que te sientas como un auténtico piloto oficial en circuito. La Suzuki GSX-R 1000 está disponible en tres colores (azul, rojo y negro).

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Comentarios