08-01-2017
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

Triumph marca las pautas del mercado retro al ampliar y potenciar su gama de monturas neoclásicas con un escalón intermedio entre la Street Twin y la Bonneville T120. Tecnología accesible, facilidad de conducción y buena presencia para ganarse un puesto dentro de una familia de legendario apellido.

Lo mejor
Suavidad de funcionamiento
Estabilidad
Confort de marcha
Mejoraríamos
Precio
Frenada delantera

Valoración final

Sesenta años después de su aparición, el apellido Bonneville se reinventa en forma de T100 para cubrir una doble necesidad: la de aquellos usuarios con carnet A2 que buscan una montura limitable con tintes clásicos y de buena factura, y la de aquellos aficionados que no necesitan de los 25 CV extra de la T120, además de ahorrarse 2.000 €.
La Triumph Bonneville T100 dispone de más de un centenar de accesorios oficiales con los que afinarla a tu gusto, mejorando la imagen y potenciando su inconfundible estética. Se comercializa en tres colores muy british (blanco-azul, beige-naranja y negro brillo) y, sinceramente, es una moto dulce y sin complicaciones que te va conquistando poco a poco, a su manera.

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Más pruebas Motos

Comentarios