Pruebas
VOLVER
Fotos:
Triumph/J.Diego
Valora esta prueba

Triumph da un golpe sobre la mesa con la octava generación de su modelo fetiche, una maxinaked deportiva que aglutina todo el saber hacer de la marca británica. Revolución UK en un segmento en el que llevan luchando casi tres décadas para lograr una moto pensaba para superhéroes pero conducible por simples mortales: la nueva era ya está aquí.

Lo mejor
Agilidad
Motor
Electrónica
Frenada
Mejoraríamos
Sin suspensión electrónica
Sin embrague hidráulico
Valoración final

Con el paso de los años y, desde la valiosa perspectiva profesional que ofrece el haber podido probar toda la saga Speed Triple 1050 anterior, tengo claro que la Triumph Speed Triple 1200 RS no tiene nada que ver con todo lo que conocíamos hasta ahora, marcando un punto de inflexión en la historia del modelo, quizá sólo comparable al "salto" que supuso la 1050 en 2005. El concepto british maxinaked se ha radicalizado sí, pero también sin perder ese equilibrio y dualidad natural que la hace perfecta para uso carretera-circuito. Pocas naked pueden exhibir esa complacencia con el respetable que las hace únicas, tanto para acudir a una fiesta de alto standing vestido de etiqueta, ir a la oficina con el portátil en una mochila, salir con los colegas a tu carretera favorita o quemar goma en las tandas más exigentes. Con la 1200 RS saldrás airoso en todas ellas. 

Como toda Triumph que se precie cuenta con una gama de más de 35 accesorios y opciones específicas para potenciar sus capacidades ruteras o deportivas a gusto de cada cliente: puños calefactables, bolsa sobredepósito, topes anti-caída, sistema de control de presión de los neumáticos, etc. 

La Triumph Speed Triple 1200 RS 2021 cuesta 18.400 € y está disponible en dos colores (negro con gráficos en rojo/plata y gris con gráficos en negro/plata/amarillo), mientras que los intervalos de mantenimiento aumentan a 16.000 km.

Material utilizado en la prueba

Comentarios y opiniones