13-03-2016
Fotos:
Triumph
Valora esta prueba

La tercera generación de la Thruxton revoluciona el panorama del segmento neoclásico, marcando un punto de inflexión por comportamiento, tecnología y acabados. La variante sport de la Bonneville es una cafe racer de inspiración "sixties" que, además de lucir palmito y hacer girar cabezas por donde pasa, pone en aprietos a otras nakeds deportivas de última generación: imagen y rendimiento de la mano.

Lo mejor
Motor
Agilidad
Acabados
Imagen
Mejoraríamos
Precio

Valoración final

La Triumph Thruxton R es la mejor moto de su categoría, un modelo que de clásico sólo tiene la apariencia porque su comportamiento, a ojos cerrados, bien se asemeja al de una Street Triple, ¡que es mucho decir! Los ingleses han puesto toda la carne en el asador con la Thruxton R, un modelo de referencia que lo tiene todo y que contenta a "nostálgicos" y "modernos" por igual.
La Thruxton R se comercializa en España con asiento biplaza y estriberas de pasajero (el colín monoplaza con tapa que ves en las fotos se paga aparte) para no tener problemas de homologación, en colores rojo y gris.
Por otro lado, sería fantástico soñar con una Triumph Thruxton Cup Challenge a tenor del rendimiento que se podría obtener con el Kit Performance Race. Seguro que más de una supersport de 130 CV se llevaría un sustito en circuito...

Material utilizado en la prueba

Más pruebas Motos

Comentarios
Álvaro
Lun, 14/03/2016 - 11:45
les faltaba una Paul Smart a los británicos…