VOLVER
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

Victory nos muestra cómo hacer una custom deportiva efectiva, minimalista, sencilla, sobria y personal en la que no tienen cabida los adornos ni los accesorios de "postureo". La Octane es la versión matriculable del "Proyecto 156" para competición: pura genética de carreras.

Lo mejor
Motor
Chasis de aluminio
Agilidad
Mejoraríamos
Radio de giro
Monodisco de freno delantero
Valoración final
Por 13.200 €, 5 años garantía y en un único color gris mate, la Victory Octane no esconde nada más allá de lo que ves... y sientes al conducirla. Hace gala de un conjunto motor-chasis muy equilibrado y de excelente comportamiento en carretera, con una entrega de potencia contundente, lineal y progresiva. Es lo suficientemente estrecha para manejarte entre el tráfico y su bastidor marca la diferencia respecto a otras custom americanas y japonesas. También dispone de múltiples accesorios de personalización para completarla a tu gusto. Si sólo te preocupa la conducción, la Octane es una buena candidata
Rivales
Segunda opinión

Confieso que no me esperaba las sensaciones que me ha aportado esta Victory Octane. <strong>Me ha resultado una moto fácil de conducir</strong> a pesar de rondar los 250 kilos, sin apenas vibraciones y relativamente cómoda. En un primer momento me eché para atrás cuando me dieron las llaves, pero luego me costó soltarlas. No es mi tipo de moto, pero tal vez por eso <strong>ha sido una buena experiencia conducir la Octane</strong> por las carreteras gracias a un motor muy equilibrado.Una vez elogiado su comportamiento, también hay que decir que he echado de menos elementos tan necesarios como el indicador de nivel de combustible o unos puños algo más blanditos. Para dejar buen sabor de boca, diré que <strong>estéticamente es espectacular</strong>, gracias, en parte, al color gris mate.

Miguel Méndez
Material utilizado en la prueba

Comentarios y opiniones