28-02-2020
Fotos:
Yamaha
Valora esta prueba

Yamaha renueva su trail asfáltica deportiva para carnet A2 cuatro años después de su lanzamiento. La segunda generación de la Tracer 700 potencia su deportividad, incorpora mejores suspensiones y adapta su motor bicilíndrico a la normativa Euro 5, un producto concebido para el mercado europeo, con más argumentos que nunca para luchar de tú a tú en el competido mercado de media cilindrada y sin superar la barrera de los 9.000 euros.

Lo mejor
Motor
Agilidad
Diseño
Fácil de conducir
Mejoraríamos
Sin cambio semiautomático
Sin dato de autonomía estimada

Valoración final

La Yamaha Tracer 700 2020 es una moto tan sencilla y básica como su hermana Ténéré 700, sin aditivos electrónicos que encarecerían el precio final, pero al mismo tiempo mejorada para ser más efectiva, divertida y fácil de conducir que antes. Un modelo bien resuelto en el que la conducción pura prima sobre la tecnología, otorgándote a cambio un feeling deportivo que hace honor a la genealogía de la firma de los diapasones. Si eres un amante de los "gadgets electrónicos" quizá veas más interesante la Tracer 900, pero esta 700 te conquista porque es un auténtico juguete.

Tiene personalidad, es atractiva, accesible, cómoda y versátil, válida igualmente para uso diario, disfrutar en curvas y realizar rutas a dúo. Buena relación calidad-precio, segunda versión de 47 CV para usuarios con carnet A2 limitado (mismo coste que la estándar), tres colores a elegir (rojo, azul y el gris de la prueba) y múltiples accesorios para personalizarla son otros de sus puntos fuertes.

Material utilizado en la prueba

 
Comentarios