30-07-2019
Fotos:
Javier Ortega
Valora esta prueba

La segunda generación de la Supersport para carnet A2 de la firma de los diapasones se ha renovado en este 2019 para ganar efectividad y prestaciones puras, una moto que sorprende por su equilibrio general, su carácter deportivo y agilidad extrema: diversión asegurada.

Lo mejor
Agilidad
Moto aprovechable
Ligereza
Imagen
Mejoraríamos
Manetas no regulables
Sin intermitentes LED de serie

Valoración final

Las novedades introducidas en la Yamaha YZF-R3 2019 mejoran la eficacia y el rendimiento de esta moto en todos los usos, sobre todo en conducción deportiva. Pese a su imagen deportiva, es un modelo que sabe compatibilizar como pocas una doble faceta deportiva-touring que amplía el abanico de usuarios y posibilita un radio de acción más amplio.


Es una moto "pura" para carnet A2, mucho más equilibrada y compensada de origen que un modelo de 95 CV rebajado a 48 CV. Así, ese apelativo de "moto escuela" encaja perfectamente con su filosofía, una moto noble de reacciones, poco exigente y con la que la diversión esta garantizada. Es ideal como transición entre una 125 y una 600, con buenas cosas de los dos mundos.


La R3 se comercializa en dos colores (azul y negro mate) por 5.849 € y puede mejorarse con multitud de accesorios disponibles que acentúan su imagen sport (topes anticaída, cúpula, escape Akrapovic, tapa de colín, estriberas, portamatrícula, etc), incluyendo un kit de carreras completo GYTR utilizado en la copa monomarca bLU cRU Challenge y el Mundial SSP300.

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Comentarios