Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

Retromóvil: historia y cultura de la moto

Retromóvil 2018 ha dado cita este fin de semana, en su edición número XVI, a nostálgicos y curiosos, sibaritas de lo clásico y jóvenes amantes de la corriente retro en el IFEMA de Madrid. Como es habitual, ha alternado su exposición de coches con una serie de interesantísimos stands dedicados a la historia de la motocicleta y con un entretenido mercadillo, como siempre, en la trastienda de su feria.

  • 03/12/18
  • Tomás Pérez Sánchez
  • Tomás Pérez
Un stand completo dedicado a las Harleys más históricas

Retromóvil abre sus puertas, año tras año, como una enciclopedia histórica que enriquece nuestra pasión por las dos ruedas, para deleitarnos la vista con reliquias del pasado mientras nos detenemos a imaginarnos otros tiempos que tal vez no vivimos o, en su caso, que casi no recordamos.

Dicen que estudiamos la historia, entre otras cosas, para tratar de describir, siquiera con una línea de puntos suspensivos, cómo será el futuro que nos aguarda. Tal vez después de observar las Harley prehistóricas que se han exhibido en el pabellón número 3 del madrileño recinto que extiende el IFEMA en el parque de Juan Carlos I, el aficionado pueda prolongar esa línea suspensiva, tras trazar una recta que pase por las BMW preguerra, las británicas Velocette y las Montesa de aquí para intuir qué camino seguirá la moto de carretera en los tiempos venideros.

Quién sabe si, después de ver una de las primeras Derbi del añorado y admirado 12+1, y observando a continuación la Garelli 125, más avanzada y una moto muy seria, tal y como la catalogaba el campeonísimo, se pueda imaginar el visitante de Retromóvil qué derroteros seguirá la categoría de Moto3, incluso la de MotoGP en las próximas décadas, o más allá de ello, la novísima MotoE, aún por estrenarse en competición, en un futuro después de la mitad del siglo.

La Garelli 125, una de las motos más rápidas con las que compitió nuestro 12+1.

Pero, al margen de cábalas académicas y de especulaciones en el tiempo, recrear la vista a lo largo de los pasillos que formaban los stands de esta ilustre muestra, nos permite afirmar, sin temor a equivocarnos, que Retromóvil representa un evento eminentemente cultural del motor.

Porque más allá, también, de nostalgias y de esas creencias de que siempre los tiempos pasados fueron mejores, esta exposición histórica se presenta cada año como una nueva oportunidad de enriquecer nuestro conocimiento sobre el mundo de la moto en general y sobre el motociclismo en particular.

Por todo ello, invitamos a nuestro lector a dar un breve pero intenso paseo a lo largo de ese pabellón cargado de historia, laurel y recuerdos de esa particular pasión que nos une.

En primer término de la sala, casi nos damos de bruces con el stand dedicado si no a la memoria, sí a la historia deportiva de Ángel Nieto. Puestas en formación, además de las dos estrellas mencionadas, cinco motos de Gran Premio lucen sus mejores galas sobre el escenario más apropiado. Entre ellas, nos llama la atención el cromatismo de un intenso amarillo sobre el verde de la Minarelli 125; una moto con la que le vimos volar en Assen, su pista favorita, dejando al margen la de El Jarama, que más bien la sentía como su casa, en lugar de un recinto diseñado para las carreras.

Pero entre estas cinco criaturas que tanto hicieron vibrar a la discreta pero apasionada afición de antaño, la que tal vez destacase por su particular estructura y tecnología fuese la más diminuta y estrecha del quinteto. Efectivamente, la Bultaco de 50 que compartió con el bravo Ricardo Tormo y con la que ganó otro de sus entorchados mundiales, se exponía en Retromóvil como una de sus joyas más valiosas.

La Rieju Roa constituía una de las joyas más exclusivas de la muestra. Con su bicilíndrico de 250, únicamente se fabricaron catorce unidades de este modelo. La de la foto lleva grabado el número 11.

Puestos a pensar, nos preguntamos ahora qué impresión puede causar en cualquier joven apasionado de las carreras la exigua esbeltez de un chasis monocasco (depósito y bastidor en una sola pieza), como el de esta Bultaco campeona del mundo; un bastidor montado, fundamentalmente, sobre dos grandes chapas de aluminio extendidas en cada lateral, para formar esa estructura tan sólida y tan apreciada antaño. Nos preguntamos, también, qué impresión provocará en ese joven del presente los semimanillares cerrados a semejante estrechez y anclados, como quien dice, sobre el eje delantero. Lo mismo que el radiador adaptado sobre el frontal del carenado o una batería para el encendido pick up, que en alguna versión viajaba encastrada atrás y arriba, en el colín. Una moto de otro tiempo, qué duda cabe, que explicará con sus formas, con su silueta y con sus pintorescas soluciones cómo era el pilotaje de otra época y de una categoría ya extinta.

En fin, más allá del esplendor que proyecta un stand tan ilustre como el del 12+1, encontramos otras motos que protagonizaron el día a día de los motoristas en épocas ya pretéritas. Por ejemplo, un modelo de imponente planta como la Montesa Crono 350, una de las ruteras deportivas más sólidas que creó la industria nacional bajo la protección de la otra Administración.

Las Bultaco, ¡cómo no!, con el azul intenso de su Frontera MK11 llamando la atención. Una moto de endiablada energía que cautivó los deseos de los que soñaban con ella en los setenta, y de los privilegiados que la poseyeron entonces para dar rienda suelta a sus impulsos más vigorosos, y también a los más silvestres en las tierras y por los campos de un país aún por explorar tras el manillar de una moto.

Lube e Iso se exhibían como marcas de una España en tiempos de la dictadura que escribieron varias de las páginas que compusieron el capítulo correspondiente los sesenta, lo mismo que una ineludible Derbi Antorcha Campeona de 50 cc, con sus tres marchas y su inconfundible silueta que atrapó las ilusiones de tantos jóvenes entonces. A su lado, una Ossa Enduro fabricada en la Zona Franca de Barcelona, una Ducati Road 250 montada en aquella nave de Mototrans, sita en un Poble Nou irreconocible hoy día, o la legendaria 24 Horas, que atraía la admiración hacia la misma marca, representaban en Retromóvil los anhelos más extendidos entre los motoristas españoles de los setenta…, sus sueños eran otros.

Junto a ellas, dábamos un paso con la vista hasta la puerta de los ochenta con la estampa de otra Montesa Crono, esta vez la 125 o con una Bultaco Streaker de la misma cilindrada, modelos que dieron su ser a las copas de promoción de las que salieron pilotos nacionales tan grandes como Tiriti Cardús, Sito Pons o Jorge Martínez “Aspar”, un subcampeón, un bicampeón y un tetracampéon del mundo, respectivamente.

Una Ossa F3 de las que compitió en las Motociclismo Series.

Motos como una Japauto, representando las sólidas preparaciones que elaboraba un pelotón de constructores europeos sobre los modelos japoneses de los setenta, potentes como ninguno pero tan flexibles, también, que se hacían sentir como un flan al incauto que se atreviera a tirarse con el gas a fondo a las puertas de los virajes más rápidos. Monstruos para la mayoría de entonces, como la Montesa Cappra 414, un aparato de motocross como jamás se ha construido, que, con sólo cuatro marchas, servía como base de preparación para los pepinos que volaban por los puertos en aquella antigua especialidad de las carreras en cuesta, que ahora se antoja como pura fantasía, cuando no como una de las locuras más inconscientes.

Y entre unas y otras representantes de la historia de la moto, llamaba la atención por su particular cercanía para cualquiera de los visitantes, el stand del club Veterans MC de Villaviciosa de Odón, que exhibía en su entorno sus reliquias más representativas, entre las que destacaba una Roa, moto bicilíndrica de 250, de la que se fabricó una serie tan corta que solo alcanzó las catorce unidades. En el centro de ese espacio, los miembros de este entusiasta motoclub departían con cualquier visitante que se les acercase para mantener una apasionada charla sobre los modelos exhibidos o sobre los propios recuerdos que planeaban en la atmósfera de Retromóvil.

Más allá, y sobre el espacio que cubría el tercio del fondo, se extendía un interesante mercadillo, que a más de uno, también, le recordaría el madrileño rastro de otro tiempo, aunque sin los charlatanes de entonces que con su verborrea y habilidad eran capaces de vender la figura de un santo al mimísimo Lucifer. Frenos de tambor, carburadores o pistones se hacían hueco entre llantas de radios, bocinas o escudos históricos de chapa que servían de valioso recambio a los amantes de la arqueología y de la restauración motociclista. Las miniaturas, esas piezas que atesoran coleccionistas y devotos de las réplicas, también ocupaban su espacio en mostradores que las exhibían de todos los precios y tamaños.

Retromóvil cumplió un año más con su objetivo de mantener viva nuestra historia y de enriquecer, en la medida de las posibilidades que ofrece una muestra tan ilustre, esa cultura motociclista que poco a poco va cuajando entre nuestra afición.

Galería de fotos
  • Un stand completo dedicado a las Harleys más históricas
  • Una de las joyas expuestas en Retromovil: la Bultaco de 50 con la que Nieto se proclamó campeón del Mundo
  • La Garelli 125, una de las motos más rápidas con las que compitió nuestro 12+1.
  • Perspectiva para observar al detalle el chasis monocasco de la Bultaco 50 de Gran Premio.
  • El radiador de la Bultaco 50 GP montado tras el frontal del carenado.
  • Bultaco Frontera MK 11 370
  • Una de las primeras Derbi con las que compitió A. Nieto. Obsérvese el detalle del freno con tambor de doble leva.
  • Una invitada que no podía faltar en Retromovil: La Derbi Antorcha Olímpica Campeona de 3 velocidades.
  • Una Bultaco Streaker en pleno proceso de restauración.
  • Tampoco podía faltar la Ducati 24 Horas con su caracterísitco megáfono.
  • Una primitiva Harley de carreras en estado impoluto.
  • La Minarelli 125 del 12+1.
  • Una Harley tan primitiva que aún montaba el primer motor monocilíndrico.
  • La Montesa Crono 350 mostrando la cúpula sobre su manillar.
  • Perfil de la Montesa Crono 350, con llantas y frenos AJP.
  • Otra leyenda de principios de los setenta en Retromovil: la Ossa Enduro 250.
  • Una de las primitivas Harleys, con todos sus entresijos mecánicos expuestos.
  • Una Ossa F3 de las que compitió en las Motociclismo Series.
  • Otra joya arcaica expuesta en el pabellón de Retromovil.
  • Las piezas expuestas en Retromovil protagonistas de la historia de la moto.
  • La Rieju Roa constituía una de las joyas más exclusivas de la muestra. Con su bicilíndrico de 250, únicamente se fabricaron catorce unidades de este modelo. La de la foto lleva grabado el número 11.
¡Sé el primero en comentar!

* Campos obligatorios. Privacidad de datos en los comentarios y responsabilidad de la autoría.

····························· publicidad ·····························

Mundo motor

Monza Rally Show 2018: Valentino Rossi, dueño y señor

Tramo nocturno del Monza Rally Show 2018

El piloto italiano ha logrado su séptimo triunfo consecutivo en esta carrera invernal tras dominar los nueve tramos cronometrados, por (...)

Acebikes Motor Shelter: aparca tu moto a salvo de las inclemencias del tiempo

Acebikes Motor Shelter, un garaje plegable

Si eres de los que tienen una casa con algo de terreno o similar, y no tienes sitio para aparcar (...)

¿Cómo salir con clase en Google Street View? Así, sí

¿Alguna vez has visto circulando el coche de Google Street View? ¿Y qué has hecho? Lo normal es quedarse embobado (...)

Más noticias de Mundo motor »

····························· publicidad ·····························

Las motos que vienen

Triumph Speed Twin 2019

Triumph Speed Twin 2019

Triumph su nueva Speed Twin de 1200 cc. Ofrece un motor Bonneville HP con el inconfundible sonido bicilíndrico británico, una (...)

Honda CBR500R 2019

Honda CBR500R

Para 2019, Honda nos trae nuevas mejoras para la CBR500R. La deportiva de media cilindrada vendrá equipada en 2019 con (...)

Honda CB500X 2019

Honda CB500X

Honda presenta un nuevo modelo de la CB500X para 2019. Para este año, la marca japonesa ha dado a su (...)

Honda CB500F 2019

Honda CB500F

La Honda CB500F en 2019 se redibuja con líneas inflexibles que elevan aún más sus aspectos técnicos y mecánicos, además (...)

Honda CBR650R 2019

Honda CBR650R

Honda sustituirá en 2019 la CBR650F por la CBR650R, una moto con un estilo más agresivo y una posición de (...)

Más novedades »

Sucríbete a nuestro boletín

····························· publicidad ·····························
····························· publicidad ·····························
SoyMotero.net
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER
SÍGUENOS TAMBIÉN EN
Soymotero Facebook Soymotero Twitter Soymotero Youtube Soymotero RSS Soymotero Google+ Soymotero Viemo Soymotero Instagram
©2013 EDITADA POR GLOBAL MOTOR NEWS S.L.
MotoGuía: el consultorio de SoyMotero.net HAZ TU CONSULTA X Sección patrocinada por