Noticias
VOLVER
Fotos:
SMN
Valora esta noticia

Imagina que eres el poseedor de una Kawasaki Ninja H2, la cual además has adaptado para mejorar sus prestaciones en carreras de aceleración. Y justo cuando te encuentras superando la barrera de los 300 km/h, tu motor literalmente revienta desparramando todo el aceite con el consiguiente riesgo. Menudo susto.

Comentarios y opiniones