Opiniones
VOLVER
23-02-2010
Valora esta opinión

Todavía recuerdo aquellos días no muy lejanos, repletos de espontánea libertad, en que uno apenas levantaba un palmo del suelo, cuando tus padres te invitaban a tomar un culín de vino, o tu hermano o primos te daban unas caladitas de su pitillo.

Opiniones del mismo autor