Opiniones
VOLVER
18-01-2010
Fotos:
Carles Campsolinas
Valora esta opinión

Os voy a proponer un experimento, pero no lo hagáis.

Comentarios
Jonse
Jue, 07/07/2011 - 21:26
Tienes más razón que un santo. Cada dos por tres me cruzo con uno de esos cretinos que tan bien describes. El problema entre otros es que en las autoescuelas (si, esas fábricas de expedir títulos sin enseñar nada que valga la pena) ni siquiera les explican cómo trazar las curvas sin invadir el otro carril. Claro que muchos “conductores” tampoco se molestarían en practicarlo.¡Cuánta incompetencia y qué poca vergüenza!
jose
Dom, 03/07/2011 - 01:57
hola compañeros
el otro día alguien me dijo….quien compra una moto compra un porrazo.
llevo solo dos años conduciendo una moto y es triste tener que daros toda la razon
sobre todo porque daros la razon y por que mi corta experiencia me hace pensar aun con la maxima prudencia…y siendo culpa de otro, o del mal estado de la via por dejadez de la adminstración….la gran culpa final sera solo nuestra por querer ir en moto …en fin…..maxima prudencia y disfrutemos de este veneno que se nos metio en vena intentando salir indemnes

saludos
miquel N.
Mar, 01/06/2010 - 11:32
Maginifica explicación Carles y por supuesto “I can´t agree more” a mi personalmente lo que mas rabia como dices es que se “promueve” la conducción lenta e inepta que la agil que da el bien ritmo de conducción. El que conduce lento, reacciona lento porque va totalmente relajado y esto es muyyy peligroso a manos de una maquina que mal llevada puede matar. Los automoviles de hoy en dia ya no transmiten ni la velocidad, balanceo en curva y van repletos de distracciones como gps con la pantalla lo mas grande posible, equipo de musica, telefono etc…lo que hace que la ruta y su consecuente atencion a la misma pasen a un segundo plano. si a eso le sumamos la zarpas en vez de manos que tienen muchos puestos alrededor del volante (eso si tienen las dos a la vez) pues la desgracia esta servida.
Eso si los locos e imprudentes son esos de las dos ruedas.

selva mayo
Mié, 10/03/2010 - 12:45
Buenísimo. Lamentablemente quien debiera pensar así no entiende nada: La administración. En fín hay que seguir denunciando. Muchas gracias

Guachinche
Vie, 26/02/2010 - 13:50
Desgraciadamente, así están las cosas. Yo sigo siempre una norma: no fiarme ni un pelo de las maniobras que puedan hacer los coches. Siempre pienso lo peor y por eso tengo que ir despacio y con cuatro ojos, esperando que aquel se salte el stop o el ceda el paso, o que el otro meta todo el morro en tu carril en plena curva. En fin, que prudencia, prudencia y prudencia….

Vicky
Mar, 19/01/2010 - 01:07
Amen compañero!!!

Muy bueno y con toda la razón del mundo con los enlatados

Truman
Lun, 18/01/2010 - 12:28
¡Qué razón tienes y qué bien lo explicas!. ¿Por qué no les enseñan todo esto en las autoescuelas?. No hay derecho que siempre tengamos que pagar los mismos.

amigo
Lun, 18/01/2010 - 10:28
Hasta ahora, toco madera, he tenido 3 accidentes en moto (me saqué el carnet hace 30 años y antes conducía ciclomotor sin carnet, eran otros tiempos), pues el primer accidente fue un señor con su familia que decidió sacarme de la carretera al adelantarme porque el carril era estrecho y su coche no cabía en él, así que me echó fuera.
El segundo accidente fue una señora que decidió cambiar de carril aunque yo estaba a su lado y me sacó de la carretera.
El tercero fue una señora muy mayor que pensó que los “cedas” son para otros vehículos y las motos no son vehículos, así que se lo saltó y me embistió tirándome.
Una vez me caí por una mancha de aceite en una curva y 2 veces me he caído por culpa de encontrar gravilla y tierra en el asfalto.
Resumiendo, nunca he tenido un accidente por mi culpa, han sido culpa de los demás o del estado que no mantiene el suelo en condiciones.
En el segundo accidente me quedé sin moto, destrozada. En el tercer accidente me quedé sin moto, destrozada también y acabé en el hospital.
Por culpa de otros he visitado el hospital y me han hecho destrozar dos motos.
¿Quién paga eso?, nadie, simplemente soy un gamberro e inadaptado motorista que va como un loco por esas carreteras de Dios.