27-01-2017
Fotos:
Ducati/Milagro
Valora esta prueba

La firma de Borgo Panigale reinterpreta el concepto Enduro a su manera, y lo hace con una nueva variante de la Scrambler. Esta nueva Desert Sled se alinea con la ya conocida versión Urban Enduro, pero va más allá al mostrarse más eficaz en un uso puramente off road. Para ello se ha trabajado sobre todo en adaptar su parte ciclo.

Lo mejor
Compromiso campo/asfalto
Parte ciclo
Estética original y detalles
Mejoraríamos
Nivel de combustible
Aceleración demasiado progresiva
Precio

Valoración final

Una moto sorprendente en todos los aspectos, incluido claro está en el plano estético. Tiene una presencia rompedora y original en la que se han cuidado los detalles, no con la precisión y acabados de otros modelos de la forma boloñesa, pero sí cabe destacar elementos que trae de serie puramente off road como los protectores laterales, el cubre cárter de aluminio o la rejilla del faro. A lo que hay que sumar, claro está, los accesorios opcionales, que no son pocos. Sorprende también que se maneje tan bien por el campo con la envergadura y el peso que arrastra, las modificaciones acometidas en la parte ciclo en esta versión han sido muy acertadas y se ha conseguido un difícil equilibrio entre su uso en campo y asfalto. Hablo de un enduro sin demasiadas pretensiones pero con muchas posibilidades de diversión. La polivalencia de uso claramente es una de sus principales virtudes.
La Ducati Scrambler Desert Sled 2017 se ofrece en dos colores: roja (11.190 €) y blanca (11.390 €). Precios algo elevados para tratarse de una moto tan básica, con poco equipamiento de serie y sin apenas ayudas electrónicas, tan sólo ABS desconectable. Aunque si eres fan del tan de moda “rollo Scrambler” no te costará tanto rascarte el bolsillo.

Ficha técnica

Material utilizado en la prueba

Más pruebas Motos

Comentarios